jueves. 01.12.2022
Futuro de la asistencia sanitaria

El Hospital reinicia la actividad con el peso puesto en la telemedicina

Disuelve los equipos Covid aunque en los quirófanos sólo entran aún urgencias y oncología
hospital

Lo peor de la pandemia sanitaria ha pasado. En el Hospital de León había ayer 32 personas ingresadas en el Monte San Isidro y 12 en las unidades de críticos infectadas por un virus que en el pico más alto de la epidemia colapsó la asistencia con 400 hospitalizados, según los datos disponibles ayer en el portal de transparencia de la Junta de Castilla y León. La evolución de la pandemia ha llevado al Complejo Asistencial Universitario de León (Caule) a prescindir ya de los once equipos Covid formados como medida de urgencia para atender la avalancha de pacientes que enfermaron en los primeros días de la pandemia hace más de dos meses. Los 200 profesionales sanitarios de distintas especialidades derivados a estos equipos están ya de vuelta a sus respectivos servicios dispuestos a reiniciar el resto de la asistencia aplazada, aunque los quirófanos están limitados de momento a operaciones urgentes y oncológicas.

Los profesionales del Hospital de León afrontan esta desescalada con la certeza de que la gestión y la organización del trabajo no volverán a ser nunca como antes de la pandemia. Todos los servicios se adaptaron a pasos de gigante con protocolos que han llegado para quedarse. En esta crisis, el mayor peso recayó en servicios como Medicina Interna, Urgencias, Unidad de Cuidados Intensivos, Neumología y Medicina Preventiva y Salud Pública, que seguirán teniendo un papel fundamental en la atención de los pacientes, muchos de ellos con secuelas provocadas por la enfermedad. La novedad es que la telemedicina y la asistencia no presencial, que ya despuntaban tímidamente antes del coronavirus, irrumpen con fuerza y tienen ahora un gran peso para la vuelta la «nueva normalidad», como la definió el presiente del Gobierno.

Tres investigaciones

Seroprevalencia, búsqueda de medicamentos y plasma, las tres líneas de estudio

Los cambios estructurales a los que obligó el virus a marchas forzadas en todos los servicios hospitalarios, pasando por el personal de enfermería, auxiliares, celadores, limpieza, mantenimiento y hostelería, han llegado para quedarse.

El Hospital de León afronta estos días la activación de la asistencia sanitaria aplazada con motivo de la pandemia aunque en los quirófanos sólo entran todavía las operaciones urgentes y de prioridad 1. Hay que ir poco a poco. «Seguimos en estado de alarma y las prioridades son las mismas. Ahora estamos valorando los planes de reinicio de actividad o desescalada, que deben ser aprobadas por la comisión de dirección», explica el director médico del Hospital, Juan Ortiz de Saracho. Cada movimiento que se haga requerirá controles estrictos de seguridad. «La medicina y la atención cambiarán».

Medidas de protección

Los profesionales sanitarios también cambiarán sus hábitos. «Siempre hemos tenido medidas de prevención para prevenir el contagio del personal sanitario pero esta pandemia hará que se refuercen muchas medidas», explica José Luis Mostaza, jefe del servicio de Medicina Interna. Por este servicio ha pasado el 80% de los enfermos con coronavirus. «Hay todavía mucha incertidumbre que durará muchos meses aunque la incidencia sea más baja. Hemos aprendido que nos tenemos que proteger más, incidir más en el protocolo de lavado de manos y usos de mascarillas, tanto el personal sanitario y los pacientes con enfermedades respiratorias».

El Hospital reinicia la actividad con el peso puesto en la telemedicina
Comentarios