domingo 28/2/21

Incansable seguidor de la vida cotidiana con ironía

Hasta el último día fiel a su máquina de escribir. 102 años de vida intensa y de trabajo sin descanso. Cuando falleció en junio de 2009, según su hábito de escribir con anticipación, había dejado entregadas varias columnas que pudieron publicarse en los días siguientes a su adiós. Periodista, poeta, coplista, escritor, dramaturgo... un contador de sucedidos irrepetible que forma parte de la historia del Diario de León con letras mayúsculas. La lista de reconocimientos y premios que recibió por su trabajo llenaría una página entera del periódico. Una más, como tantas que escribió durante décadas con su análisis del día a día, en el que nunca faltó el tono irónico. Llegó a la prensa como tipógrafo y se fue como leyenda permanente. Sus textos no pierden vigencia en este mundo en el que todo vuelve constantemente al punto de retorno, lo que se percibe bien con tantas décadas a la espalda como tenía don Victoriano.

Incansable seguidor de la vida cotidiana con ironía
Comentarios