sábado. 03.12.2022
Un sector marginado

Invisibles y olvidados en la crisis: el personal de eventos

Su colectivo es uno de los grandes damnificados en la pandemia pero se sienten arrinconados y al margen de las ayudas por la pérdida del empleo
Interior de la Feria Internacional de Turismo. BENITO

Azafatas y auxiliares de ferias, congresos y eventos. Desde el minuto uno de la crisis sanitaria desatada por el coronavirus se quedaron sin trabajo, de hecho son uno de los principales colectivos damnificados, pero sin embargo sienten que son invisibles. Les duele que nadie haya caído en la cuenta de su existencia y que se les haya dejado de lado en las líneas de ayudas aprobadas para todos aquellos a quienes el Covid-19 mandó para casa. Lo denunció ayer la leonesa Amparo Blanco, administradora de Centro de Personalización de Imagen (CPI) que es una pyme que desde hace 22 años se dedica principalmente a la prestación de servicios de personal auxiliar para eventos.

Su actividad está englobada dentro de un sector desconocido y olvidado, el sector Mice (Meetings, Incentives, Conventions and Exhibitions por sus siglas en inglés), pero a su vez y paradójicamente, sitúa a España como uno de los primeros destinos Mice del mundo. En España unas 75.000 personas trabajan directa e indirectamente en el sector de eventos. «Representamos muchos empleos, mucha actividad económica, generamos millones de negocios, pero a veces como ahora nos sentimos invisibles», recalcó. «Las administraciones, la prensa y la opinión pública no hablan de nosotros. Para algunos somos desconocidos, o simplemente olvidados».

Su reclamación

Que se les reconozca como actividad totalmente afectada por la crisis para poder acceder a ayudas

Advierte que las empresas de este sector están repartidas en un sinfín de códigos de actividades económicas «pero las ayudas no se establecen, casi nunca llegan, y no se nos engloba dentro de ningún sector concreto», dice convencida Amparo Blanco.

Su denuncia quiere tene un efecto aldabonazo en la puerta de las administraciones. «Estamos en peligro y no se dan cuenta del tremendo tsunami que está afectando a este sector. Somos los que de manera más aguda, temprana y repentina vieron como su actividad desaparecía».

La crisis del Covid-19 llego a Europa vía la cancelación del Mobile Words Congress en Barcelona y sus 500 millones de euros que se esfumaron. Era a principios de febrero y ahí este sector empezó a ser consciente de que la crisis les iba a golpear muy duro. «A partir de ese momento y en un goteo continuo, constante e imparable, comenzaron a suspenderse, cancelarse y aplazarse ferias, congresos y todo tipo de eventos profesionales a los que nuestra empresa da apoyo y a la que va fuertemente vinculada. A diferencia de otras actividades, la nuestra es binaria, o se hace o no se hace. Ninguna empresa o institución ha reducido un poco sus eventos, se han cancelado radicalmente cuando se ha visto el menor riesgo. En apenas diez días el sector Mice desapareció totalmente».

Los trabajadores de este gremio son conscientes de que entraron de los primeros y saldrán de los últimos en esta crisis por la singularidad de su actividad. «Los eventos por la carga de responsabilidad, y la buena imagen de las empresas e instituciones organizadoras, esperarán hasta estar segurísimas del riesgo. Lo que significa un parón temprano, absoluto y duradero que afectará de lleno a nuestro sector. Ninguna empresa va a organizar nada miedo a un brote».

Básicamente lo que reclaman reconozca como actividad profundamente afectada por esta crisis. «Somos un sector que genera empleo principalmente a jóvenes), que genera turismo, ese turismo profesional que permite el desestacionamiento del turismo convencional, y que genera negocio». Por eso quieren que no se les deje fuera de las líneas de ayudas, «simplemente porque nuestros códigos de actividades económcas no aparecen en las listas de los decretos o de los Boletines Oficiales».

«Queremos —insistió— que se sepa que existimos y que cuando esto pase, se nos apoye, se nos reconozca, y se nos dé la importancia que merece este sector que es generador activo de empleo. Sabemos que los eventos volverán y que recuperaremos nuestras vidas pero mientras tanto, necesitamos que se nos tenga en cuenta y que se nos ayude a mantenernos a flote mientras podamos alcanzar la deseada orilla».

Invisibles y olvidados en la crisis: el personal de eventos
Comentarios