domingo 9/8/20
El reto de la recuperación económica

La Junta aspira a gestionar menos paro y recesión que el resto de España

Carriedo urge a una revisión de la financiación autonómica para fijar el objetivo de déficit
Fernández Carriedo, en su comparecencia de ayer en las Cortes, en Valladolid. EFE
Fernández Carriedo, en su comparecencia de ayer en las Cortes, en Valladolid. EFE

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, reconoció que la aspiración de la Junta de Castilla y León para los próximos meses y años es tener «menos recesión, menos paro y menos deuda que la media española», para lo que ha planteado que es necesaria una «revisión profunda» del sistema de financiación autonómica y del reparto del nuevo objetivo de déficit. Durante su comparecencia ante la Comisión de Economía y Hacienda de las Cortes de Castilla y León, Carriedo ha insistido en que la Junta está dispuesta a abordar los costes de esta crisis en lo que corresponda, pero ha remarcado la demanda al Gobierno central de un «fondo específico adicional no reembolsable» y una «adecuada asignación de los nuevos recursos europeos», en el sentido de plantear una «distribución justa del nuevo escenario de estabilidad».

En esta línea, ha reiterado la necesidad de contar con un pacto de comunidad, para el que ha demandado la ayuda de los partidos políticos con representación de las Cortes, además de los agentes económicos y sociales y el conjunto de la sociedad.

La intención, en palabras de Carriedo, es «fijar el camino para reforzar la sanidad, la economía, el empleo, la protección social, la financiación autonómica y nuestro papel en el contexto de España». «Sabemos que los acuerdos exigirán cesiones y renuncias por parte de todos y nosotros estamos dispuestos a asumir cesiones y renuncias para alcanzar un pacto de comunidad».

Objetivo

El consejero de Economía aboga por la distribución justa en el nuevo escenario de estabilidad

«Surgirán nuevos problemas y tendremos que afrontarlos, pero también, entre tanta dificultad, aparecerán nuevos caminos», ha esbozado Carriedo, convencido de que lo importante es que cada sociedad sepa «aprovecharlos», en la confianza de que Castilla y León es «tierra de gente valiente y trabajadora, con coraje, valores y raíces».

Sobre la negociación que encaran ahora el Gobierno y las comunidades autónomas, tanto para repartir el fondo no reembolsable de 16.000 millones como para asignar objetivos déficit y trazar el futuro modelo de financiación autonómica, Carriedo ha argumentado que debe responder a las necesidades de financiación por parte de Castilla y León, especialmente para el ámbito sanitario, en un proceso que «ya no admite ninguna demora». Recordó que reivindicaba desde hace años la revisión de un modelo insuficiente que quedó sin reforma.

La Junta aspira a gestionar menos paro y recesión que el resto de España