viernes. 07.10.2022

La Junta moviliza casi 368 millones en medidas económicas

Para impulsar la actividad económica y el empleo en las empresas, y aplazar impuestos en la Comunidad

 

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo. DL

La Junta de Castilla y León ha puesto en marcha un conjunto de medidas económicas destinadas a hacer frente al impacto en la Comunidad del Covid-19 que ascienden a 367.610.000 euros. Medidas que pretenden facilitar la liquidez y el circulante de las empresas y autónomos, para lo que destina 100,6 millones de euros; y a aplazar el pago de impuestos autonómicos por valor de 42 millones de euros que se aplazan para 38.000 contribuyentes para hacer frente a las necesidades de la crisis. Además, se han destinado 112 millones a medidas de competitividad e innovación empresarial frente a la crisis, además de poner en marcha medidas específicas para el sector agroalimentario y forestal de la Comunidad por valor de 92,6 millones de euros; Por último, se han previsto medidas específicas de apoyo al empleo, frente al coronavirus, por valor de casi 20,5 millones de euros.

100,6 millones para dotar de liquidez a las empresas

Además 3.000 empresas de Castilla y León podrán contar con la inyección inmediata de 100 millones de euros con la que la Junta respalda la liquidez de pymes y autónomos para mantener su actividad y su capacidad de generar empleo.

La Consejería de Economía y Hacienda, a través del Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE), ha recibido 594 solicitudes de ayudas de empresas por valor de 37,6 millones de euros para hacer frente a las distintas necesidades de liquidez, créditos, soluciones digitales y aplazamiento de préstamos, causadas por la crisis sanitaria. De estas solicitudes el ICE ya ha aprobado 403 solicitudes de empresas por 24,8 millones de euros en ayudas.

A través del ICE y en colaboración con Iberaval, se han abierto cuatro líneas específicas de apoyo a las empresas afectadas. La primera de ellas, según ha detallado el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, moviliza 20 millones de euros y está destinada a aportar liquidez a micropymes y autónomos, a través de préstamos de entre 6.000 y 40.000 euros sin intereses. Se podrán materializar 600 operaciones de crédito por un importe máximo de 40.000 euros con una bonificación del 100 % de los costes financieros, y la solicitud media es de 33.000 euros. Esta línea de avales tendrá una carencia de hasta 12 meses, una amortización de tres años, y permitirá bonificar los costes de las operaciones solicitadas por pymes de hasta cinco trabajadores y autónomos. Para esta ayuda se han recibido hasta ayer 145 solicitudes, por un valor de 4,9 millones de euros.

Otra de las líneas de ayuda moviliza 40 millones de euros y está destinada a mantener la actividad de las pymes, que desarrollan su trabajo en sectores especialmente afectados por la crisis del Covid-19, como la hostelería, el comercio, las manufacturas o el turismo, entre otros. Se trata de una línea del programa ICE Financia, que articula préstamos avalados a tres y cuatro años, con uno de carencia. Se están valorando las 205 solicitudes presentadas hasta ahora, que suman 4,7 millones de euros.

La línea dirigida a obtener financiación de circulante e inversión para soluciones digitales de urgencia en teletrabajo, digitalización y modernización de empresas está dotada con 25 millones de euros y habilita avales para la obtención de préstamos de entre 6.000 y 600.000 euros, con cinco años de amortización más 12 meses de carencia. En este caso se han recibido ya 215 solicitudes, que reclaman, en conjunto, 20,1 millones de euros.

Por último se habilita la medida que permite aplazar, hasta seis meses, el pago de las cuotas de los préstamos de los programas de Reindustrialización y Crecimiento Empresarial de la Lanzadera Financiera, y que supone "un ahorro puntual de 15 millones de euros". El ICE tramita ya 29 solicitudes, por 7,9 millones de euros, en esta línea.

 

Aplazamientos de 42 millones en impuestos a 38.000 contribuyentes

El consejero ha explicado también la puesta en marcha, el pasado 20 de marzo, nuevas  medidas fiscales que beneficiarán a más de 38.000 empresas y contribuyentes con un impacto de 42 millones de euros. Este aplazamiento amplía los plazos inicialmente por un mes y si fuera necesario en meses sucesivos, en caso de alargarse el estado de alarma decretado por el Gobierno. Hasta el 7 de abril, más de 22.400 contribuyentes se habrían beneficiado del aplazamiento del pago de impuestos autonómicos por importe de 23,4 millones de euros, en aplicación de las nuevas medidas fiscales de la Junta que se pusieron en marcha para hacer frente a la crisis del Covid-19.

En concreto, casi 8.700 contribuyentes han podido aplazar el pago correspondiente al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, por valor de 8,2 millones de euros, y más de 13.700 lo habrían hecho en los de Transmisiones Patrimoniales Onerosas y Actos Jurídicos Documentados de personas físicas, pymes y autónomos, cuya cuantía asciende a 15,2 millones de euros. El aplazamiento de tributos autonómicos se ha pactado también en el ámbito del Dialogo Social.

 

112 millones para la competitividad y la I+D

Asimismo, la Junta de Castilla y León ha aprobado 112 millones más, en la Comisión Delegada de Asuntos Económicos celebrada el pasado jueves 2 de abril, destinados a mejorar la competitividad e innovación de las empresas frente a la crisis del Covid-19. En concreto, la Consejería de Economía y Hacienda inyectará 82 millones de euros en ayudas y 30 millones más en préstamos participativos o aportaciones en el capital de las empresas de la Comunidad para reducir el efecto del cese de la actividad y el descenso de los ingresos las pequeñas y medianas empresas.

Desde la declaración del Estado de Alarma, a mediados de marzo, el ICE ha pagado ya 36 ayudas, en estos conceptos, por un importe de 819.316 euros.

Además, la Comisión Delegada de Asuntos Económicos aprobó 92,6 millones adicionales, destinados a dotar de capital circulante y adquirir activos para la producción y comercialización de empresas agroalimentarias y empresas del sector forestal, para hacer frente a la situación causada por la crisis sanitaria, especialmente aquellas afectadas en sus plantillas de trabajadores.

La cuantía de las ayudas podrá alcanzar los 640.000 euros en proyectos de inversión valorados entre 1.000.000 y 2.000.00€. Los proyectos de más de 2.000.000€ podrían obtener una ayuda de 1.100.000 euros, hasta un máximo de 3 millones en los casos de reincorporación de trabajadores afectados por ERTE por fuerza mayor, causados por la situación derivada del Covid-19.

20,5 millones de euros para fomentar el empleo

Por último, la Junta ha puesto en marcha medidas para el fomento del empleo para empresas y autónomos que ascienden a un total de 20.450.000 euros. Estas medidas de apoyo al empleo han sido consensuadas en el ámbito del Dialogo Social por el Presidente de la Junta y los representantes de los agentes económicos y sociales, el pasado 25 de marzo.

Estas medidas se dirigen a la contratación de trabajadores por causas de la crisis sanitaria; a aquellos con mayores dificultades para incorporarse al mercado de trabajo, a autónomos, micropymes y pymes que incrementen sus plantillas para atender carga de trabajo derivada del Covid-19; y al refuerzo a trabajadores en centros especiales de empleo, entre otros.

Asimismo, se apoya también a los emprendedores acogidos a la tarifa plana, mediante la reducción de las cuotas de la Seguridad Social para la consolidación del trabajo autónomo; a los autónomos a los que habiendo cesado su actividad decidan reincorporase, a los que habiendo cesado definitivamente, no perciban ningún tipo de prestación o subsidio de desempleo y a aquellos que pierdan su empleo durante la crisis, y decidan iniciar una actividad por cuenta propia.

Refuerzo de la actividad empresarial

La Consejería de Economía y Hacienda está potenciando la capacidad del servicio de la Red Exterior de Castilla y León en apoyo de las empresas exportadoras con intereses en los mercados internacionales y para facilitar la presencia de bienes y productos de las compañías autonómicas en el exterior. La dotación para la Red Exterior se ha incrementado en 235.000 euros.

También se ha reforzado, con un presupuesto adicional de 85.000 euros, el servicio de oportunidades de negocio que presta el ICE para apoyar a las empresas que buscan proveedores de Castilla y León por ruptura en la cadena de suministros, localizar opciones de negocio, de actividad económica y de proveer bienes y servicios en los mercados.

Estas medidas para dotar de liquidez y de refuerzo para las empresas están consensuados en el Diálogo Social.

Además, el ICE aplazará el pago de las rentas y servicios a todos los arrendatarios de sus edificios destinados a uso empresarial que lo soliciten, durante los meses en que permanezca en vigor el estado de alarma. Ese pago aplazado podrá abonarse, prorrateado, en los 12 meses siguientes al fin de la moratoria. Si el contrato de alquiler acaba antes de esos 12 meses, se prorrateará en el tiempo restante hasta el fin del contrato, siempre que las partes no alcancen otro acuerdo.

En el área energética, y con el objetivo de dotar también de liquidez, se están agilizando los trámites para pagar subvenciones ya concedidas en materia de ahorro y eficiencia energética, y en energías renovables, que ascienden a 240.000 euros.

La Junta moviliza casi 368 millones en medidas económicas