miércoles. 01.02.2023
EL AÑO COMIENZA CON PRECIPITACIONES. EL CIELO SE COMPADECE DE LOS EMBALSES

La lluvia de enero alivia los pantanos

Las estaciones de la Aemet registran un gran desfase de precipitaciones respecto al arranque del 2012.
<BR />(Pulse sobre la imagen para verla ampliada).
<BR />(Pulse sobre la imagen para verla ampliada).

El 2013 ha comenzado con buen pie, al menos, en el terreno meteorológico. El campo y los embalses, que estaban sedientos, se han podido ir ‘contentando’ con un mes de enero de aguas ‘mil’, ya que el porcentaje de litros por metro cuadrado que ha caído en las últimas semanas es hasta 1.208 veces superior al registrado en algunos puntos de la provincia durante el mes de enero del 2012.

Los datos facilitados por la Agencia Estatal de Metereología (Aemet) confirman el cambio radical de signo del mes de enero. El año pasado fue «muy seco» y éste, a punto de concluir, se puede calificar de «húmedo», según indican. En las estaciones que la agencia posee en León se comprueba el enorme desfase que se ha producido entre el arranque del año anterior, con tan sólo 22 litros por metro cuadrado en áreas como Villablino, frente a los 265,8 contabilizados este mes; los 8 de Riaño el 2012 frente a los 195,4 actuales; o los 6 litros de La Virgen del Camino, que ha remontado a 58,2 este mes.

Las precipitaciones de nieve y lluvia se localizan, especialmente, según Aemet, en la zona Norte y Noroeste, lo que permite asegurar que Ponferrada tuvo un enero «muy seco» hace un año y «húmedo» este 2013.

Las lluvias han provocado, incluso, el riesgo de inundación. Hace una semana la capital leonesa se encontraba pendiente de la subida del caudal del río Bernesga, que en algunos puntos había anegado el paseo y el carril bici que discurre por su ribera. Se cerró una de las pasarelas y se activó el dispositivo de emergencia. La Guardia Civil también llegó a cortar un tramo de carretera entre las localidades de Viloria y Bembibre debido al desbordamiento del río Boeza, y recibieron numerosos avisos por la crecida del río Sil en la N-535 en el municipio de Priaranza del Bierzo; en la N-159/7 en Molinaseca y en la CL-625 en Villafeliz, en todos los casos por presencia de agua en la calzada, aunque la situación no revistió peligro.

Los embalses, al 40%

Las precipitaciones de lluvia y nieve de las últimas semanas han logrado elevar el bajo volumen de agua que embalsaban los cuatro pantanos de la provincia. En conjunto, actualmente recogen 514,8 hectómetros cúbicos, lo que representa el 39,7% de su capacidad, según los datos de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD).

El dato es ligeramente inferior al volumen registrado el año pasado (41,9%) y confirma la curva descendente del agua embalsado en los pantanos que se inició hace diez años. En esa década se han perdido casi 10 hm3.

Analizando embalse por embalse, dos presentan una situación de reservas de agua mejor que el 2012. El pantano de Villameca apenas se llenaba el año pasado con 3,6 hm3 de los 20 de capacidad que posee, frente a este enero, en que su vaso contiene 10,1 hm3. Al igual, Barrios de Luna embalsa 129, 4 hm3 de los 308 que puede albergar, mientras en el 2012 sólo alcanzó este mes los 107,3. El pantano del Porma, en cambio baja de los 123 hectómetros cúbicos del año anterior a los 105,3 actuales (casi una tercera parte de su capacidad), y Riaño desciende de los 308,9 hm3 a 270, a pesar de ser ambos los que más litros por metro cuadrado han recibido desde el inicio del año hidrológico.

No obstante, La Agencia Estatal de Meteorología avisa que la tendencia de lluvias continuará en febrero, ya que el viernes entra otro frente de precipitaciones.



La lluvia de enero alivia los pantanos
Comentarios