jueves. 02.02.2023
GUILLERMO GARCÍA MARTÍN | JEFE DEL DEPARTAMENTO DE FAMILIA EN LEÓN

«Los servicios sociales son un derecho, no ayudas graciables, y además generan empleo»

Guillermo García Martín en su despacho de la planta segunda de la Junta en León
Abogado y funcionario de carrera con treinta años de experiencia, Guillermo García Martín es el nuevo jefe del Departamento de Familia e Igualdad de Oportunidades de León, que aglutina los servicios periféricos de la consejería homónima. Salmantino de 54 años, casado y con dos hijas, ha desarrollado su carrera profesional en León desde 1977, primero como funcionario del Icona y desde 1984 de la Junta. Fue letrado asesor de la Delegación Territorial entre 1988 y 1992, etapa en que Isabel Carrasco, actual presidenta del PP, era delegada territorial. Hasta ahora, ha sido jefe sección de asesoramiento técnico y jurídico de Minas. García Martín admite que su nuevo puesto «es, por encima de todo, un reto humano que comienzo a intuir ahora». Si en las visitas a centros infantiles y residencias juveniles -subraya- «he visto la cara amable del puesto», en los pisos de acogida para madres solteras y víctimas de malos tratos «me han hecho vislumbrar una realidad más desalentadora sobre la que hay que volcarse». Su objetivo prioritario es «adaptar el aparato administrativo a un trabajo dirigido a las personas, tanto a las desvalidas como a la población general», pues García Martín cree que ha pasado el tiempo de los servicios sociales como «ayudas graciables» y el apoyo a la familia, como a la dependencia, y a la mujer y los jóvenes se convierten en derechos subjetivos. En este sentido, señala que la futura Ley de Familia y la Ley de Servicios Sociales y Atención a la Dependencia consolidarán nuevos derechos. Asimismo, resalta la importancia creciente de los servicios sociales como «prestaciones a la mejora de la calidad de vida y generadores de empleo» La promoción de la igualdad de oportunidades paa la mujer y las políticas de juventud -le rpeocupa especialmente la creación de alternativas de ocio - son otros de los pilares del departamento, que integrará tanto el plan Dike como el apoyo psicológico a víctimas de violencia y los planes de promoción de la igualdad dentro de las empresas. «La profesión de agente de igualdad tiene que ser conocida como un elemento fundamental para introducir estas medidas a través de los convenios colectivos», remarcó. La gestión y admisión en los cinco centros infantiles de 0 a 3 años, campamentos y residencias juveniles y la relación con la red asistencial a las víctimas de violencia de género son otras de las competencias que asume. Como representante de la consejería en León, «propiciaré la buena relación la Gerencia de Servicios Sociales», asegura. Consciente de que tiene que empezar «de cero», espera la llegada del nuevo personal asignado a Familia, que se sumará al de Juventud, Mujer y Drogodependencias. El ala de la planta segunda que ocupa el departamento -comparte espacio con Consumo- se adapta estos días para «tener un espacio digno trabajadores y público», por lo que pide «comprensión» a los usuarios. Anecdóticamente, es la primera vez que García Martín tiene despacho en el edificio de Eras, por cuyo solar tuvo que pleitear como letrado de la Junta antes de su construcción. « La población inmigrante tiene derecho a las ayudas porque no se exige nacionalidad»

«Los servicios sociales son un derecho, no ayudas graciables, y además generan empleo»
Comentarios