lunes. 04.07.2022

Mañueco busca la mayoría absoluta

A las 9 y un minuto de la mañana, sin avisar a Igea, su socio de Gobierno, y en un tuit. El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, convocó para el 13 de febrero elecciones anticipadas en la Comunidad y, en el mismo hecho, provocó una crisis en CyL, echó de su gobierno al vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, cesó a los otros tres consejeros de Ciudadanos y desencadenó la mayor crisis política de la historia democrática reciente de Castilla y León. Su objetivo político: la mayoría absoluta
Fernández Mañueco durante la rueda de prensa convocada ayer para anunciar la convocatoria de elecciones anticipadas en Castilla y León.
Fernández Mañueco durante la rueda de prensa convocada ayer para anunciar la convocatoria de elecciones anticipadas en Castilla y León.

Es la primera vez que los votantes de Castilla y León son llamados a las urnas para unas elecciones autonómicas por separado. Siempre se han celebrado junto a las municipales y, ocasionalmente, con otras convocatorias nacionales o europeas.

Mañueco eligió la forma de comunicación que más le gusta a Igea, publicar en Twitter, para anunciar ayer la gran bomba política. Luego, a las 10,30 de la mañana, compareció en público, en una declaración oficial, en la que no admitió preguntas, para anunciar lo que ya se sabía: que se abren las urnas en Castilla y León apenas dos años y medio desde que PP y Cs, o Mañueco e Igea más bien, iniciaran en la Junta ese «matrimonio sin sexo», como el mismo Igea definió, que ayer por la mañana, sin apenas tiempo para desayunar, acabó en divorcio. Un cese de convivencia político acordado y firmado sólo por una de las partes.

El ya exvicepresidente de la Junta se enteró de la noticia cuando estaba en directo en una entrevista en Onda Cero. Le leyeron el tuit de Mañueco cuando ya estaba acabando la entrevista. Luego contó que inmediatamente después de acabar su intervención radiofónica vio en su teléfono móvil la llamada de Fernández Mañueco. «Paco, que sepas que estás cesado, tú y todos los consejeros de Ciudadanos, y que voy a convocar elecciones. Me hubiera gustado que fuera de otra manera, pero es lo mejor para la Comunidad», le dijo de un tirón. Y Paco, Francisco Igea, le contestó: «Pues muchas gracias, Alfonso».

Todo a lo castellano. Muy parco. El tuit, la llamada de teléfono, la respuesta de Igea...

Mañueco e Igea se despacharon ayer a gusto uno contra otro y se culparon mutuamente de la ruptura. Aunque en realidad, la convocatoria de elecciones anticipadas en el fondo la ha precipitado el líder del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca. El movimiento político de los socialistas, anunciando el sábado que votarían a favor de las enmiendas de Por Ávila en el decisivo pleno de los Presupuestos que se iba a celebrar mañana y pasado en las Cortes de CyL desencadenó la gran crisis.

Elecciones anticipadas o moción de censura

Para Mañueco fue la confirmación de sus peores temores: el PSOE preparaba en CyL otra moción de censura. Y en esta ocasión podía ganarla.

A Tudanca le salían las cuentas, no como el pasado 10 de marzo, cuando perdió estrepitosamente por falta de apoyos. Fue moción presentada con improvisación, sin haber echado números, urgida por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que acabó en fracaso. Tal vez eso, la intervención directa de Sánchez, ha provocado que no haya relevo en el PSOE de Castilla y León y que Tudanca haya sido reelegido sin fisuras —y con más apoyo que en 2017— para ser seguir siendo el líder de su partido en la Comunidad y candidato a presidente de la Junta. Eso, claro, y que ganó las elecciones en 2019.

Sacó 35 escaños frente a los 29 del PP pero no pudo gobernar porque Cs optó por pactar con el PP de Mañueco pese a la oposición inicial de Igea, que había acusado al PP de todos los males de la Comunidad, incluidas las acusaciones de corrupción.

«Los socialistas vamos a apoyar las enmiendas de Por Ávila en el próximo pleno de las Cortes, los 35 procuradores del PSOE las van a votar», dijo el pasado sábado Ana Sánchez, secretaria de Organización del PSOECyL. Y ahí empezó todo.

Ayer, el portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE, Felipe Sicilia, acusó sin embargo ayer a Mañueco de «inventar» una posible moción de censura de los socialistas como «excusa» para justificar un adelanto electoral que, en su opinión, responde a «intereses partidistas».

Sicilia negó en una rueda de prensa que los socialistas estuvieran planteando en Castilla y León una moción de censura y criticó el adelanto electoral al no haber a su juicio motivos para convocarlo.

«En Castilla y León no hay una inestabilidad política, lo que hay es un invento de una supuesta moción de censura. Han tenido que inventarse una excusa que no responde a la realidad para justificar lo que saben que es injustificable», señaló Sicilia.

El engaño a Inés Arrimadas y la estrategia de Casado 

Mañueco mantuvo en absoluto secreto sus intenciones de disolver las Cortes de Castilla y León y convocar elecciones anticipadas. Pilló a Ciudadanos de sorpresa. Hasta ayer a las 9 y un minuto de la mañana lo negó todo. Siempre. El mismo domingo le aseguró Mañueco a Inés Arrimadas, la presidenta de Ciudadanos, que no convocaría elecciones anticipadas. Arrimadas lo desveló ayer y acusó al presidente de la Junta de haber cedido a las «presiones» de Génova.

De nada valía ya consultar la hemeroteca para comprobar lo que dijo Mañueco hace 7 días: «Las elecciones, en principio y en final, son en 2023».

La convocatoria tiene también recorrido nacional, El PP abre en Castilla y León un nuevo ciclo electoral para apuntalar el liderazgo de Casado, mermado por la disputa con Ayuso.

En sus declaraciones públicas a lo largo del día, Mañueco e Igea fueron menos parcos que por teléfono. Y cargaron con dureza.

En tono solemne y rotundo, el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, echó toda la culpa de la convocatoria anticipada de elecciones a su socio, Francisco Igea, líder de Cs en Castilla y León y hasta ayer vicepresidente de la Junta.

Mañueco cesó de manera fulminante al hasta entonces su vicepresidente, Francisco Igea, y los otros tres consejeros de Ciudadanos, su socio en la Junta. Los echó de la Junta. Lo hizo a las 9 y un minuto de la mañana a través de un tuit. Igea se enteró por ese mismo tuit, al mismo tiempo que el resto de los ciudadanos de Castilla y León.

«Nos ha traicionado», acusó directamente Mañueco a Igea. «Un Gobierno necesita confianza y lealtad entre sus miembros y sustento en las Cortes. La confianza se ha roto por la falta de lealtad», sostuvo Mañueco. Sin mostrar ninguna duda y en tono tajante, el presidente de la Junta aseguró muy rotundo: «Nos han traicionado al pactar los Presupuestos a espaldas de este presidente». Fue un ataque frontal a Igea. «Con esta deslealtad rompen el pacto de Gobierno», anunció el presidente de la Junta como causa principal de la convocatoria anticipada de elecciones y la disolución de las Cortes autonómicas.

En su comparecencia ante los medios de comunicación, acompañado por los consejeros de su partido, Mañueco acusó a Ciudadanos de estar dispuesto a votar a favor de una hipotética moción de censura junto al PSOE y Podemos, y de aceptar el «chantaje» de Por Ávila, en referencia a las enmiendas a los presupuestos de 2022, que ahora deberán ser prorrogados.

Mañueco citó también al PSOE, al que otorgó un papel protagonista. «PSOE, Por Ávila y Ciudadanos «se han dado la mano» para «quebrar el principio de igualdad y cohesión territorial entre provincias», acusó el presidente autonómico. «El chantaje de apoyos por privilegios funcionan con Sánchez no conmigo», añadió.

«No es de recibo que se pacten unos presupuestos a espaldas del presidente. No hablamos de unas partidas económicas, hablamos del modelo de Comunidad y de país que queremos todos», dijo Fernández Mañueco durante su declaración.

Riesgo "inminente" de traición

El presidente de la Junta señaló directamente al líder del PSOE en la Comunidad, el segundo de sus objetivos en los ataques políticos de la comparecencia, y dijo que la estabilidad en las Cortes «se había roto» por «las intrigas del señor Tudanca» siguiendo «la estela» del presidente del Gobierno.

Mañueco sostuvo que existía «un riesgo inminente» de moción de censura y de que se formara un «gobierno Frankenstein» en la Junta de Castilla y León , «apoyado por tránsfugas» y con la connivencia de PSOE, Podemos, Cs y «miembros de otras fuerzas políticas» como «ya ocurrió el pasado marzo». Una opción que consideró que sería algo «nefasto» para la Comunidad. Las opciones, dijo, «eran moción de censura o elecciones».

Mañueco justificó que todas estas circunstancias le empujaron a «dar la voz» a las personas de Castilla y León para «que decidan con su voto el futuro que ellos quieren para Castilla y León» y que «se decida en las urnas» y no «en los despachos».

«Estoy convencido de que he tomado la decisión correcta pensando en el interés de las personas de Castilla y León para garantizar la estabilidad, para garantizar la recuperación económica, el crecimiento del empleo, la igualdad entre las personas, la justicia social y la cohesión territorial», apuntó antes de concluir que «las personas de esta tierra se lo merecen todo» y seguirá dando todo su «esfuerzo» por ellas si ponen en él «su confianza en el futuro».

Al comienzo de su comparecencia, Mañueco hizo alusión a su responsabilidad como presidente de la Junta. «Por encima de mi puesto están todas las personas de Castilla y León. Yo arriesgo mi presente personal por el futuro de las personas de Castilla y León. Todo el mundo sabe que me hubiera gustado agotar la legislatura. Lo he repetido una y otra vez, pero esta situación es insostenible», dijo el presidente de la Junta.

«En todo momento durante esta legislatura he actuado con responsabilidad y ha trabajado con ahínco y sin descanso para proteger a las personas en situaciones durísimas provocadas por la pandemia», defendió. «He cumplido mis compromisos de gobierno con total dedicación», añadió.

«He trabajado con humildad, con ilusión, para mejorar la vida de las personas de esta tierra, presidiendo un gobierno de todos y para todos, tratando de aunar esfuerzos con diálogo y con acuerdos», reivindicó Alfonso Fernández Mañueco «Esta tierra se lo merece todo», dijo con un punto de emoción.

Mañueco hizo alusión a la remodelación de su Gobierno con la salida de los consejeros de Cs, e indicó que había firmado el decreto de disolución de las Cortes para celebrar las próximas elecciones el 13 de febrero, un hecho que aparecerá publicado hoy en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) y en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El cabreo de Igea

«¿Qué cojones piensas de tú población?», ¿qué categoría humana tienes?», se preguntó Igea nada más conocer la convocatoria de elecciones anticipadas. «¿Qué cojones piensas de tu población? Que estás dentro de una nueva ola de la pandemia, con el sistema super tensionado y haces saltar por los aires el Gobierno», advirtió Igea dirigiéndose a su hasta ahora socio, cuya decisión calificó de «absolutamente lamentable» e «increíble».

«¿Qué categoría humana tienes?», añadió Igea, que reconoció que no daba «crédito» a la decisión. El hasta ahora vicepresidente y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior defendió que hasta el momento el presidente de la Junta había negado «en público y en privado» la posibilidad de convocar elecciones anticipadas.

Tras el cese de los cuatro consejeros de Ciudadanos, Mañueco encargó la consejería de Sanidad al procurador del PP Alejandro Vázquez Ramos, que sustituye a Verónica Casado y toma las riendas de la lucha contra la pandemia en pleno repunte del covid, con la sexta ola desencadenada. El nuevo portavoz de la Junta será el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, que se convierte en ‘superconsejero y hombre fuerte de Mañueco y sume también Empleo, hasta ahora en manos de la leonesa Ana Carlota Amigo.. La Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, que pertenecía a Igea, pasa al consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez. Y la consejera de Educación asumirá temporalmente las competencias de la Consejería de Cultura y Turismo.

Igea vuelve al Hospital

El exvicepresidente de la Junta de Castilla y León y médico especialista en aparato digestivo del Hospital Río Carrión de Palencia, anunció sin dilación ique había pedido «inmediatamente» su vuelta al puesto de trabajo porque «la sanidad en estos momentos necesita a todo el personal del que pueda disponer», en referencia a la pandemia de la covid. Pero también porque «tenemos un lugar al que volver», dijeron, en relación a que los consejeros de Cs vuelven a sus anteriores puestos de trabajo.

El presidente de Por Ávila, José Ramón Budiño, acusó al Partido Popular de preferir convocar elecciones autonómicas anticipadas a «dar a Ávila parte de lo que le corresponde y merece». Budiño, en unas declaraciones remitidas por su partido a los medios de comunicación, había participado cinco días antes en encuentro mantenido con representantes de PP y Cs en el Parador de Turismo de Ávila para negociar los Presupuestos de 2022.

Budiño calificó la decisión de Alfonso Fernández Mañueco «irresponsable» y hacerlo «en el peor momento» sanitario.

El vicepresidente de XAV y alcalde de la capital abulense, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, acusó al presidente de la Junta de ser «el mayor traidor que hay ahora mismo en Castilla y León».

Al fracaso en las negociaciones con Por Ávila se había sumado el no de la UPL a respaldar los Presupuestos de Mañueco. Los leonesistas anunciaron que no darían su apoyo en el Pleno de esta misma semana. Ayer, su portavoz, el también procurador autonómico Luis Mariano Santos, anunció que la UPL está «preparada para cambiar el escenario de esta Comunidad».

La oportunidad de Tudanca

El secretario del PSOE en Castilla y León y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Luis Tudanca, tachó de «enorme irresponsabilidad» el anuncio del presidente de la Junta.

En una rueda de prensa convocada en el Parlamento autonómico, el dirigente socialista vinculó el adelanto con que Mañueco está «aterrorizado» por el «endiablado calendario judicial sobre corrupción» que afronta en las próximas semanas y meses.

Tudanca dijo que no había hablado con Igea y recordó que es el «compañero de fatigas» del presidente de la Junta, por lo que es «corresponsable» de lo que está sucediendo en la Comunidad.

«Que no intente adjudicar el lastre a ningún otro que no sean ellos mismos», rogó.

Tudanca aseguró «alto y claro» que del adelanto electoral en Castilla y León se enteró por Twitter y añadió que representará una «magnífica oportunidad» para «lograr por fin» el cambio que «merecen y necesitan los castellanos y los leoneses» que, según recordó, ya dieron la victoria al PSOE en las elecciones de mayo de 2019 con 35 procuradores de 81.

El líder de los socialistas trasladó un mensaje de «serenidad y de confianza» ante la «fortaleza» del PSOE en una tierra que, según aseguró, hace «mucho tiempo que está liberada de las cadenas» por lo que dejó el futuro de Castilla y León en manos de los electores.

El calendario de las elecciones

Las elecciones anticipadas se celebrarán en Castilla y León el domingo 13 de febrero de 2022. La constitución de la Cortes de Castilla y León para elegir presidente tras la disolución del Parlamento tendrán lugar a las 12 de la mañana del 10 de marzo, justo un año después de que el PSOE registrase una moción de censura contra el entonces gobierno de coalición PP-Cs. La campaña electoral en Castilla y León tendrá 15 días de duración y se desarrollará entre el 28 de enero y el 11 de febrero.

Será la XI legislatura en Castilla y León desde la Constitución de 1978. La que se disolvió ayer, la X, estaba formada por 81 procuradores, con representación mayoritaria del PSOE de Luis Tudanca, con 35 parlamentarios, que ganó las elecciones autonómicas de 2019 aunque no pudo gobernar por el pacto alcanzado entre PP Y Cs. El PP de Fernández Mañueco consiguió 29 procuradores, lo que le llevó a pactar con el Grupo Ciudadanos, que consiguió 12 procuradores pero que contaba ahora con once tras la marcha de la procuradora de Salamanca María Montero a tres días del debate de la moción de censura el 10 marzo, lo que dejó la Junta en minoría desde entonces. El Grupo Mixto estaba integrado por cinco procuradores, dos de Podemos-Equo, uno de UPL, uno de Vox y uno de Por Ávila, la formación escindida del PP y que era vital para sacar adelante los Presupuestos en el pleno previsto para los días 22 y 23 de diciembre.

Hasta ayer. Hasta que Mañueco rompió la baraja y convocó elecciones por Twitter. Después, felicitó las Navidades con una tarjeta con la imagen de la Adoración de los Pastores de la iglesia de Olmillos de Sasamón: «Que en el nuevo año se cumplan todas tus ilusiones». Toda una premonición.

Mañueco busca la mayoría absoluta
Comentarios