domingo. 03.07.2022

El superconsejero Carriedo: Economía, Hacienda, Empleo, Industria y la portavocía

Ibáñez asume la consejería de Igea, Rocío Lucas se queda con Cultura y Turismo y Alejandro Vázquez se estrena en Sanidad

Relevo en las consejeríasGráfico ampliable

El terremoto propiciado por la decisión de Alfonso Fernández Mañueco se llevó ayer por delante el gobierno autonómico que hace dos años y medio se edificó sobre el pacto del PP con Ciudadanos. Nada queda ya de ese acuerdo, más allá del recuerdo de un mandato convulso. Como consecuencia, el presidente de la Junta remodeló ayer su gabinete, del que salen los cuatro consejeros de la formación naranja, incluido el vicepresidente y portavoz, Francisco Igea. Todas sus funciones las asumirán representantes populares, con Carlos Fernández Carriedo convertido en súper consejero, y con la única entrada de un nuevo miembro para asumir el área de Sanidad.

El nombramiento como consejero de Sanidad se apuntó a nombre del procurador del PP Alejandro Vazquez Ramos, quien sustituye a Verónica Casado. Su entrada se enmarcó en el proceso iniciado con la firma de Mañueco para la disolución d e lasa Cortes con anticipación al término natural de la legislatura, conforme al artículo 37 de la Ley Orgánica 14/2007, de 30 de noviembre, de reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Castilla y León.

En paralelo, mediante los correspondientes acuerdos, el Presidente de la Junta de Castilla y León cesó a los cuatro consejeros de Ciudadanos con los que PP tenía el acuerdo de gobernabilidad en Castilla y León: el vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Acción Exterior y Ordenación del Territorio, Francisco Igea; la consejera de Empleo e Industria, la leonesa Ana Carlota Amigo; la consejera de Sanidad, Verónica Casado; y el consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega. Con carácter inmediato quedaron fuera de sus cargos.

El resto de las competencias de los cesantes son asumidas por otros miembros del Consejo de Gobierno. El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, asume el ejercicio de las funciones atribuidas a la Consejería de Empleo e Industria, en la que ya tiene experiencia. Por si fuera poco, se convierte en portavoz del gobierno autonómico, un puesto que ya había ocupado en anteriores mandatos, y que ocupará en sustitución de Francisco Igea.

Las competencias de la Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior serán ejercidas por el Consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez. La reorganización se completa con las funciones de la Consejería de Cultura y Turismo que asume temporalmente la consejera de Educación, Rocío Lucas.

Tanto el Decreto del presidente de convocatoria anticipada de elecciones, como los Acuerdos de ceses de los Consejeros, como la atribución de las competencias de las Consejerías vacantes, se publicarán hoy en el Boletín Oficial de Castilla y León.

La destitución de los consejeros de Ciudadanos ocasionó que, por la tarde, se confirmaran los ceses propios del viceconsejero de Empleo de la Junta de Castilla y León, David Martín; el director general de Transparencia, Enrique Rivero, que había tomado posesión hace 10 días; y el secretario general de Transparencia, José Miguel García. Todos ellos habían sido nombrados en consejerías que dirigía Ciudadanos ny anunciaron sus decisiones a través de la red social Twitter.

Entre ellos, destaca el caso de Enrique Rivero, quien pidió al presidente de la Junta la finalización de sus funciones como director general de Transparencia y Buen Gobierno a petición propia, con el fin de incorporarse de nuevo al ejercicio de la Abogacía en cuanto sea efectiva. Apenas llevaba 10 días en el cargo; un espacio muy corto, como el que ya tuvo cuando fue el primer diputado naranja por Palencia, entre abril y noviembre de 2019, cuando perdió el escaño.

El superconsejero Carriedo: Economía, Hacienda, Empleo, Industria y la portavocía
Comentarios