jueves. 07.07.2022
pablo
Pablo Castro Pinos, bombero y campeón del mundo de pesca. TRANCA

Pablo Castro Pinos es uno de esos héroes que en tiempos de crisis está al pie del cañón. Dispuesto a servir a los demás. Bombero de profesión y vocación en el Parque de León, su trabajo cuenta estos días con una mayor visibilidad. Aunque este leonés que en su quehacer también tiene tiempo para ser todo un campeón del mundo de pesca, intenta pasar desapercibido. Lo suyo es ayudar. «Vivimos momentos complicados y todos, desde nuestros trabajos o como podamos tenemos que aportar nuestro grano de arena con quien lo necesita», remarca Pablo que cuenta también como amigo y compañero a otro deportista de élite, el atleta Miguel Pinto.

«Lo más duro es ver como a veces tienes que acudir a escenarios donde por mucho que lo intentes no puedes salvar la vida de la gente», precisa todo un campeón en el deporte y la solidaridad. Ahora, en estas semanas, su mayor propósito es que el sufrimiento cese. «La sociedad está mostrando su mejor cara y eso hace que a veces estas desgracias en forma de enfermedad y muerte que nos azotan se puedan pasar de una forme menos dramática, con el consuelo de ver como la gente se implica». Él lo hace todos los días como sus compañeros en el Parque de Bomberos de León. Incluso con turnos de 24 horas seguidas. «No somos superhéroes sino como otros muchos como los sanitarios, los policías, militares, dependientes de supermercados y un largo etcétera gente de la calle que trata de ayudar en estas situaciones tan complejas». Para Castro Pinos, «todos tenemos que entender que hay que ser consecuentes con nuestros actos y hacer que estas desgracias pasen. Si nos dicen que hay que quedarse en casa es que no hay otra alternativa mejor», apunta a la vez que agradece a su familia todo el apoyo. «Son los que tengo más cerca a mi lado y a los que también trato de proteger siendo coherente con lo que hago», apostilla.

«Mi mayor felicidad llega cuando ayudo a los demás»
Comentarios