viernes. 03.02.2023
Oficinas de la Cámara de la Propiedad Urbana en León capital
Las ayudas para compra o alquiler de viviendas de protección oficial suman hasta ahora un total de 1,5 millones de euros repartidos entre aproximadamente dos millares de beneficiarios (el año pasado renovaron la solicitud 2.466 y fueron informadas favorablemente 2.006, según estadísticas de la delegación de Fomento de la Junta en la provincia de León). En este tipo de estadística se incluyen todo tipo de contratos para viviendas protegidas, sin distinción de programas de atención o edades, aunque en los últimos años el gobierno autonómico intenta dar prioridad a dos proyectos: los planes de vivienda para jóvenes y el programa Revival para sacar al mercado de alquileres el enorme potencial de viviendas vacías con que actualmente cuenta Castilla y León a semejanza de la especulación inmobiliaria en todo el país. Jóvenes de hasta 30 años Los programas de la Junta para facilitar una vivienda digna a los jóvenes de la autonomía no están teniendo demasiado éxito, según las estadísticas de la Consejería de Fomento que cifran en 66 las solicitudes de compra de viviendas de protección oficial para menores de 30 años y en 139 las demandas de contratos de alquiler igualmente subvencionados. Para estas últimas hay únicamente en la provincia de León una bolsa de 57 viviendas disponibles, que en el último año, con las que iban quedando vacías de inquilinos anteriores, unicamente han dejado hueco para 33 contratos más. Según fuentes oficiales, la labor de la junta para dar facilidades crece «exponencialmente», lo mismo que la demanda, pero se oculta que la primera se mueve en cifras ridículamente bajas y que la segunda ni siquiera las tiene en cuenta y se apunta al mercado libre o, directamente, a emigrar. El llamado Plan Revival de la Junta, para sacar de alquiler los pisos vacíos, a semejanza del que hace dos años inició con no poca polémica el Ministerio de la Vivienda, tampoco ha tenido excesivo éxito en la provincia. A mediados del 2005 sólo contaba con una oferta de medio centenar de viviendas sobre un total de poco más de doscientas en el conjunto de la autonomía y a finales del mismo año habían subido al doble, muy poco para un parque de más de 11.000 pisos vacíos, sólo en León. De como haya evolucionado el 2006 no hay estadísticas o, al menos, la Junta prefiere engrosarlas para hacer bulto en la demanda general de pisos de protección oficial sin distinción de arrendamientos o propiedad: en total unos tres mil solicitudes con alguna posibilidad de éxito. Los propietarios que quieran acogerse al Plan Revival cuentan con la garantía de que la sociedad pública Gicalsa (Gestión de Infraestructuras de Castilla y León), dependiente de la Consejería de Fomento, responde del cobro de los alquileres y de un seguro de morosidad y daños en los inmuebles, pero ni siquiera eso ha sido suficiente para animarlos. «Falta una normativa contra morosos y de reclamaciones por el mal uso de los pisos» MIGUEL ÁNGEL SÁNCHEZ , secretario de la Cámara de la Propiedad

Dos mil inquilinos tienen ya una media de 775 euros anuales de ayudas para la renta
Comentarios