viernes 20/5/22
Reactivación sanitaria

El Monte San Isidro abre esta semana una unidad de paliativos de 10 camas

La desescalada permite ir normalizando un servicio básico que recibe unos 460 pacientes al año
Dependencias del hospital Monte San Isidro.
Dependencias del hospital Monte San Isidro. DL

El hospital Monte San Isidro se convirtió en uno de los centros Covid por excelencia durante la pandemia, sobre todo, para personas mayores, lo que obligó a cerrar las unidades de cuidados paliativos (que atienden de media a 460 personas al año) y a derivar a esos pacientes al Complejo Asistencial Universitario de León, de cuyo servicio de Oncología dependen.

Pasada la avalancha de enfermos de coronavirus, una de esas unidades (la situada en el primero derecha) ya se ha limpiado y reabrirá sus 10 camas esta semana, dentro de la desescalada hospitalaria que se está realizando.

Morir con dignidad

La mayoría de los ingresos en paliativos corresponde a enfermos de cáncer en estado terminal

Esas habitaciones individuales, pensadas para ayudar al enfermo terminal a morir dignamente y a sus familias a afrontar la situación, están gestionadas por un equipo de dos médicos, doce enfermeros, doce auxiliares, un trabajador social y una psicóloga. La mayoría de los ingresos son de pacientes oncológicos.

El Covid trastocó toda la vida sanitaria, pero a los enfermos oncológicos, especialmente vulnerables a contraer una enfermedad infecciosa, les implicó cambios, al suspenderse algunos tratamientos, pruebas diagnósticas y un 45% de las cirugías previstas que se valoraron que se podían aplazar.

Equipo multidisciplinar

En las unidades de cuidados paliativos se acompaña en el sufrimiento a los familiares y se busca que el tiempo que estén los enfermos sea en las mejores condiciones con el trabajo, la entrega, la capacitación, los conocimientos y la experiencia del equipo multidisciplinar.

Precisamente, tras el tsunami que originó Covid, se pone de manifiesto la necesidad de recursos y de reconocimiento para estas unidades.

Las instalaciones van recuperando el pulso, aunque con más consulta telefónica que presencial

En el Hospital de León, los quirófanos ya han retomado parte de la actividad, al igual que una de las unidades de cuidados intensivos de ocho camas ya está disponible para pacientes con patologías no Covid.

Las instalaciones van recuperando el pulso, aunque con más consulta telefónica que presencial todavía, una atención que se va a combinar durante algún tiempo.

En el servicio de Urgencias todo el espacio que se designó para la entrada de afectados respiratorios se ha empequeñecido para dar paso a enfermos de otras dolencias.

El Monte San Isidro abre esta semana una unidad de paliativos de 10 camas
Comentarios