viernes. 27.01.2023

Montserrat fue la primera que dijo que el arma la tenía otra persona implicada

Triana nunca dijo que había sido acosada sexualmente por Isabel Carrasco

El inspector de Burgos que logró la confesión de Montserrat ha asegurado que ella fue la primera que dijo que el arma la tenía una tercera persona y que luego Triana advirtió a su madre que no dijera nada porque esa persona era policía. Ante esta declaración la abogada de la acusación, que representa a los intereses de la hija de Isabel Carrasco, ha pedido que se haga constar que Montserrat ya sabía quien tenía el arma.

Luego el inspector ha aclarado que se decidió que se desplazara el coche de Raquel hasta la comisaría porque es un bien mueble, era legal hacerlo y no perjudicaba la cadena de custodia. También ha matizado que Raquel le dio credibilidad porque concordaba con lo que Raquel le había dicho de la frutería.

También ha contado que Triana nunca dijo que había sido acosada sexualmente por Isabel Carrasco.

El inspector de la Policía Nacional Alfonso Santocildes, que interrogó a Montserrat González, asesina confesa de la presidenta Diputación de León Isabel Carrasco, al día siguiente de su detención, ha asegurado hoy que en ningún momento fue coaccionada para arrancarle una declaración inculpatoria.

Santocildes ha rechazado ante el tribunal que juzga el crimen las irregularidades que le achacan las defensas de las tres detenidas y ha asegurado que en ningún momento ofreció un trato favorable a Montserrat González y a su hija Triana Martínez si colaboraban y accedían a confesar lo que había pasado y donde estaba el arma.

Este inspector, destinado en Burgos, llegó a León al día siguiente del crimen, el 13 de mayo de 2014, en compañía de un compañero para reforzar la investigación por su experiencia en la resolución de delitos graves y para garantizar su imparcialidad, según le explicaron sus superiores.

He recalcado que tanto él como su compañero trataron de tranquilizar a Montserrat González durante el primer contacto que tuvieron con ella y ha asegurado que confesó voluntariamente que había matado a Isabel Carrasco y se mostró indignada por el hecho de que su hija estuviera detenida.

Ha explicado que Montserrat González les contó que estaba harta de escuchar en los bares de León que había que contratar a un sicario para acabar con Isabel Carrasco, debido a la animadversión que, en su opinión, la dirigente política del PP provocaba entre buena parte de la ciudadanía.

"Esto lo hago yo y punto", afirmó Montserrat González a continuación, según ha relatado el policía, que ha insistido en que el trato que les dispensaron fue "exquisito".

El agente también ha explicado que, sobre las 19.00 horas de ese día, se permitió que madre e hija se vieran con el objetivo de que "se dieran un abrazo y se tranquilizasen". Con ambas detenidas juntas en un despacho de la Comisaría de León, Montserrat González dijo que era inútil que buscasen el revolver con el que había asesinado a Isabel Carrasco en el río Bernesga, como se estaba haciendo, porque lo tenía una tercera persona, según ha explicado Santocildes. Fue en ese momento, según el relato del agente, cuando su hija le dijo que ni se le ocurrirse decir quien tenía el arma y afirmó "entre dientes" que era policía. Un par de horas después fue cuando la policía local Raquel Gago se presentó en Comisaría y explicó que había encontrado el arma en su vehículo sin saber cómo había llegado hasta allí, si bien sugirió que debía haberla introducido su amiga Triana Martínez, con quien se había encontrado apenas unos minutos después de cometerse el crimen.

El interrogatorio por parte del abogado defensor de Montserrat y Triana ha sido muy tenso. Tanto que el magistrado ha amonestado tanto al defensor como al testigo, que ha manifestado que no existía preocupación alguna porque el arma usada fuera la del comisario, algo que ha alegado siempre Triana. El abogado defensor le ha preguntado si le llamaron textualmente "porque es el más listo" a lo que el inspector de Burgos ha contestado "no, me llaman para colaborar". Después ha dicho que es falso que su compañero se colocara detrás del murete de los despachos de la comisaría para escuchar la conversación de Triana y Montserrat y ha asegurado que en ningún momento estuvieron ellas solas. 

A respuestas del interrogatorio del abogado de Raquel Gago ha asegurado que la comisaria provincial y el jefe de la brigada no les recibieron bien, pero sí la jefa de la UDEV y los agentes. También ha asegurado que Triana y Montserrat estuvieron juntas en el coche de la policía local antes de trasladarlas a dos comisarías diferentes y que la versión de Raquel se consideró verosímil y por eso se la puso en libertad.

Montserrat fue la primera que dijo que el arma la tenía otra persona implicada
Comentarios