jueves. 29.09.2022
UNai Sordo
Unai Sordo, secretario general de CC OO. MARISCAL

■ El líder nacional de CC OO nació en Barakaldo (Bilbao) hace 47 años y es graduado social. Con orígenes familiares en Castronuño (Valladolid), asegura que conoce bien León y le encanta, aunque sus amigos leoneses viven fuera de España porque no encontraron trabajo. 


—¿Por qué razones acude usted a esta movilización?


—CC OO es una organización preocupada por los procesos de despoblación y pérdida de peso industrial y de empleos que se dan en algunas zonas y particularmente en León, donde queda explicada la mitad de la despoblación de toda la Comunidad. Por tanto exigir que haya inversiones y que se canalicen los recursos correctamente para promover la actividad productiva, la implantación de empresas y la creación de puestos tiene que ver con nuestra faceta socioeconómica. Esta movilización nos parece muy oportuna para que León alce la voz.


—¿Cree que es el germen de otras manifestaciones por el territorio nacional?


—Seguramente. Nos preocupa la España vaciada y la desertización industrial. Ahora hemos puesto el foco en León, donde ya exigimos en 2018 que las administraciones coordinaran los fondos que pueden ayudar a hacer transiciones justas. Ahora que hay un gobierno constituido es el momento de exigir que se cumplan aquellos compromisos. 


—¿Pedirán la reforma laboral para que los despidos ‘cuesten’ otra vez 45 días en vez de 33?


—Estamos en ello por fases. La semana que viene se concretará la derogación del artículo 52 b que permitía el despido de personas con baja. La indemnización se puede subir de 33 a 45 días, pero el problema es que la mayor parte de despidos son con 20 días, porque se puede despedir casi por cualquier motivo. Lo que queremos es que se dificulte el recurso al despido, causalizarlo mejor por cuestiones objetivas. 


—¿Temen que se repita el descontrol de fondos?


—Hay que evitar experiencias pasadas. Que las ayudas tengan una efectividad en el desarrollo del tejido productivo y que no se utilicen para funciones distintas para las que están pensadas. La canalización interinstitucional a través de la Mesa puede ser un buen escenario. Hay que ponerla en marcha porque no se pueden demorar los problemas de la gente, que son reales y están ahí.


—¿Cómo han logrado ponerse de acuerdo con UGT?


—Compartimos un análisis similar de la pérdida de empresas y de población en parte del país. No tenemos problema en estas acciones unitarias y vemos necesario reforzar el papel de la sociedad civil. Las administraciones, partidos y sindicatos somos representantes de esa sociedad.

«Esta movilización nos parece oportuna para que León alce la voz»
Comentarios