miércoles 01.04.2020
Maestros al otro lado del espejo

«Nos preocupamos de los alumnos más vulnerables para borrar la brecha digital»

Los centros educativos emplean todas las herramientas a su alcance para que los alumnos superen el curso con éxito
Dos alumnos realizan las tareas en casa por el coronavirus. KAI FOSTERLING
Dos alumnos realizan las tareas en casa por el coronavirus. KAI FOSTERLING

Uno de los sectores que con menos tiempo ha tenido que readaptarse a la nueva vida que marca el confinamiento es el educativo. Los colegios e institutos se clausuraron el pasado lunes y desde entonces, los alumnos realizan las tareas en casa a través de las diferentes plataformas por las que han aportado los centros. Profesores y alumnos en los que las clases se impartían de manera presencial han tenido que dar un giro al modelo tradicional y hacer uso de la tecnología para paliar los efectos negativos que el aislamiento tendrá en el seguimiento del curso.

Aún es pronto para evaluar las secuelas, pero los claustros de profesores han hecho acopio de su experiencia para limitar las consecuencias que el aislamiento tendrá en los niños, tanto desde el punto de vista de su formación como de la vida emocional

Rutina

«Nuestra intención es crear una rutina en casa para lograr el seguimiento de los alumnos»

Los centros públicos e institutos se sirven de las herramientas disponibles en el canal educacyl, si bien cada claustro acomoda el sistema a las necesidades de cada curso y las diferentes aulas. No es lo mismo un colegio de Primaria que un Instituto o un centro de Formación Profesional, que requieren clases más prácticas. A través del Centro de Recursos online, Educación facilita un conjunto de sistemas, contenidos, información y conocimiento en torno al uso y dinamización de las TIC y los contenidos digitales en el ámbito educativo y metodológico. Se trata de un espacio con recursos educativos catalogados curricularmente y espacios temáticos diferenciados que cuenta con una selección de los mejores recursos educativos propios y de otras instituciones o entidades.

Maristas y La Asunción

«Desde el colegio de La Asunción ahora más que nunca, seguimos acompañando a cada uno de nuestros alumnos para poder seguir educando, ilusionando y transformando en esta situación tan difícil para todos», destacan desde la dirección del centro. Subrayan que más allá del cumplimiento estricto del currículo, su prioridad es el acompañamiento de los alumnos y sus familias en estos momentos y no solo el aprendizaje de contenidos. «Todos los educadores estamos llamados a trabajar sin perder de vista esta prioridad y para ello contamos con el mejor profesorado y las herramientas tecnológicas necesarias». A través de la plataforma de comunicación digital Educamos, profesores, alumnos y familias intercambian información y realizan el seguimiento cada día. «Con ello ayudamos a crear también una rutina en casa», destacan. A los más pequeños, en Educación Infantil y guardería, les proporcionan vídeos para que hagan la asamblea con su profe, los horarios para hacer más fácil los días de aislamiento y diversas propuestas para el desarrollo de sus competencias. En los primeros cursos de Primaria, los docentes de La Asunción ofrecen actividades para el repaso de los contenidos trabajados «sin sobrecargar a las familias». Una de las ventajas del colegio es que la tecnología ya formaba parte del día a día de los estudiantes a partir de cuarto de Primaria. Desde ese cuarto y hasta Segundo de la ESO, disponen del proyecto one to one de uso de dispositivos digitales Chromebook. «Las aplicaciones digitales como Teams nos ayudan en la comunicación de tareas y correcciones, audio clases o videoconferencias, entre profesores y alumnos», añaden. Además, certifican que las familias sin acceso a internet, hay un teléfono para proporcionar una rutina de trabajo semanal «Sólo así pueden reforzar contenidos desde sus casas y evitar así cualquier tipo de brecha digital», subrayan.

La dirección del centro revela que uno de los pilares más importantes es el equipo de orientación, que desarrolla un seguimiento individualizado, con la vista puesta en las situaciones sociales y de aprendizaje más difíciles y con la atención puesta en los más vulnerables. «Estamos muy pendientes de los alumnos de segundo de bachillerato y de su preocupación por la prueba de la Ebau e intentamos buscar el equilibrio entre sus necesidades de formación académica y sus necesidades emocionales», manifiestan.

En el caso de Maristas San José, los niños disponen de diferentes plataformas para no perder el curso. Uno de los que utilizan normalmente es el que proporciona Google a través de GSuite. Mediante esta herramienta, los estudiantes pueden entrar en la web de Edelvives con vídeos de las materias y juegos para afianzar los conocimientos. Asimismo, el centro ha utiliza la aplicación LCIbérica, con la que durante el curso se transmiten las notificaciones de los profesores, para enviar las tareas que los alumnos deben realizar cada día. Por último, los docentes se sirven de un blog en el que se transmiten los deberes a los padres durante todo el año para brindar a los niños videos y explicaciones con de los temas que se imparten en el periodo de cuarentena. En el caso de Secundaria, el centro brinda el acceso a una plataforma llamada Clasroom que es el canal de relación con el profesor, tanto para recoger los trabajos que cada día hay que realizar como para transmitir las dudas al docente.

«Nos preocupamos de los alumnos más vulnerables para borrar la brecha digital»