jueves. 01.12.2022
José Luis Crespo Mayo y su mujer Inés Prada. JESÚS F. SALVADORES

Sencillo, discreto y apasionado de su profesión, León pierde al conocido notario José Luis Crespo Mayo, de 73 años, que falleció víctima del coronavirus el pasado sábado. Jubilado desde hace cuatro años, era un amante de la familia y un gran aficionado al baloncesto, la Cultural, la música, el teatro y la ópera. Su mujer Inés Prada Fernández, que fue concejala popular en el Ayuntamiento de León durante los mandatos de Juan Morano y Mario Amilivia, y sus hijos Luisa Inés, José Luis e Isabel Crespo Prada, le despedirán hoy en la más estricta intimidad dada la situación sanitaria actual que ha restringido tanatorios y funerales.

José Luis Crespo, afable en el trato personal y favorable a los entendimientos, heredó una cierta disciplina militar de su padre. Trabajó en Canarias antes de abrir su notaría en la avenida de Ordoño II, de la que se retiró en 2016 tras obtener el reconocimiento social de los leoneses. De buen carácter y sonrisa fácil, acudió a los auditorios más célebres fuera de las fronteras españolas para escuchar ópera. El deporte también le animó a viajar al extranjero para presenciar en directo campeonatos de «sus paisanos». Su mujer, Inés Prada, que ejerció como concejala de Consumo, Cultura y Mujer del Ayuntamiento de León, sus tres hijos y sus dos nietos representaban para él un orgullo. El pasado enero comenzó con lo que parecía un catarro persistente, que se agravó en los últimos días con el virus que trae de cabeza a media humanidad.

El notario discreto que se hizo un hueco en el corazón de los leoneses
Comentarios