sábado 04.07.2020

Del Pajarín al Nido... con el Diario de León bajo el brazo

Amparados al ‘campanolo’ de Torres de Omaña, Davicín y ‘Los Conjurados’, mediodía y tarde abrochada en medianoche, del Pajarín
al Nido… con El Diario bajo el brazo. ¡Salutem
plurimam!. J. F. Z.
Amparados al ‘campanolo’ de Torres de Omaña, Davicín y ‘Los Conjurados’, mediodía y tarde abrochada en medianoche, del Pajarín al Nido… con El Diario bajo el brazo. ¡Salutem plurimam!. J. F. Z.
Entrando a mano izquierda, ‘acodado’ donde la barra pierde su condición de tal, topándose con el muro revocado y el barrilete de ‘mesita auxiliar’, justo allí, a disposición de la parroquia: «El Diario de León, que ha salido en carretón, porque está en su población». David, facundino de consciencia, auxiliado en las bandas por Vero, Patri y César; Viky y Yanira a los fogones; Ainhoa, cuidando del Nido; ‘Los conjurados’ del Romántico, dando lustre al vino (mejor el compartido, como reza uno de sus ‘grafitos’ amurados) y a la oreja y el picadillo, los torreznos y las manos… ‘esas’ manos. Variopinta la parroquia, conocida por sus nombres —los de pila y ‘algún’ que otro apodo—, de quienes se sabe de antemano ‘qué va a ser’. «Vino, enséñame el arte de ver mi propia historia. Como si esta fuera ya ceniza en la memoria». Ni por calendas ni calendario, nunca pisó aquí el bonaerense del Cervantes (Jorge Luis Borges), aunque sí dejase aquí su impronta; tan aficionado, el facundino propietario, a las máximas en libaciones compartidas y tertulias ofrecidas… variopinta, la parroquia 

Del Pajarín al Nido... con el Diario de León bajo el brazo