martes. 07.02.2023

Los 750.000 euros del segundo premio que el sorteo extraordinario del Niño dejó ayer en León se suman a los casi once millones de euros que la lotería de Navidad repartió en la provincia, y que se repartieron entre las localidades de Boñar, Armunia, Pinilla, León, Villafranca del Bierzo, Ponferraza y Páramo del Sil. Boñar volvió a estar tocado por el primer premio, con cuatro millones de euros; mientras el resto de las series y décimos premiados repartieron la suerte sobre todo en Armunia, donde el bar de la residencia de ancianos regó con seis millones de euros las economías de un barrio muy popular.

Aunque el de ayer es un pellizco en el millonario reparto de los bombos en boca de los niños de San Ildefonso, sigue alimentando la ilusión de que el sorteo del Niño siempre guarda algo para León. Porque tradicionalmente ha sido más generoso con la provincia que el Gordo.

El primer premio de la lotería de Navidad cayó también en Boñar, en 1988. Una década después el Gordo dejó también una pequeña parte de su lluvia de millones en la capital leonesa.

Sin embargo, el Niño cayó por primera vez con su primer premio en Astorga en 1959, con el número 12.200.

Más de una década después, en 1963, fue la capital la que recibió la fortuna, de la mano del 18886. Dos números raros que trajeron la suerte a la provincia.

Hubo que esperar después hasta 1985 para el primer premio volviera a la capital leonesa, esta vez de forma importante. Fue el número 87.449.

Dos años después otro número raro, el 4675, dejó también parte de su fortuna en León. Y continuó alimentando la leyenda de que este sorteo era más favorable a los leoneses que el que se celebra el 22 de diciembre. La última vez que un premio importante de este sorteo llegó a tierras leonesas fue en 1999, en Villamañán. Era el 33.638.

Un pellizco para seguir alimentando la ilusión del sorteo que sí mira a León
Comentarios