viernes 10.07.2020
Sanidad

«En las placas salían pulmones en un estado como nunca habíamos visto»

Los técnicos superiores sanitarios, en primera línea del diagnóstico del Covid en los hospitales
Parte de los técnicos superiores sanitarios del Hospital de León, ayer. RAMIRO
Parte de los técnicos superiores sanitarios del Hospital de León, ayer. RAMIRO

«Hemos librado una guerra que comenzó en el Hospital de León el 1 de marzo y de la que estamos saliendo ahora sin apenas tener tiempo para sentir miedo». María Isabel Álvarez es una de los 170 técnicos superiores sanitarios de León, una especialidad que tiene profesionales con competencias en el laboratorio clínico y biomédico, anatomía patológica y citología, imagen para el diagnóstico y medicina nuclear, radioterapia y dosimetría.

El 1 de marzo por la noche esperaban, como todo el equipo de Urgencias, el traslado desde el Bierzo al primer paciente diagnosticado con coronavirus. «Aquel día vivimos ese momento con mucha preocupación. Lo recibimos casi a pelo, en Urgencias sólo teníamos mascarillas quirúrgicas. Después todo sucedió muy rápido y en los días siguientes empezó una avalancha de pacientes».

El Hospital pronto colapsó. Al principio sólo habilitaron una planta la V1 en el Virgen Blanca «luego fueron subiendo, dando altas al resto de los pacientes, hasta que ocuparon todo el Hospital». De un hospital con una puerta de entrada llena de actividad con pacientes que acudían a consulta, quiosco, cafetería, visitas a los enfermos y mucho movimiento en los pasillos a «un hospital fantasma». El estrés estaba de puertas adentro, en las ucis, en la reestructuración de un centro hospitalario «que se dio la vuelta por completo sin que nadie supiera muy bien qué hacer al principio porque nos enfrentábamos a algo desconocido», asegura Teresa Fernández Prada. «Y lo hicimos sin protección». Fernández Prada reivindica el papel que han jugado los Técnicos Superiores Sanitarios en la pandemia. «No nos consideran personal de riesgo porque los técnicos de laboratorio, por ejemplo, no están en contacto con el paciente, pero sí con las muestras». Entre febrero y abril han aumentado un 87 % las técnicas de diagnóstico molecular en biología y en los tres meses de pandemia se han realizado una media de 130 radiologías diarias no programadas a los pacientes ingresados y los que entraban por urgencias. «No dábamos abasto».

Pruebas

El diagnóstico molecular creció en tres meses un 87% y se hicieron 130 radiologías diarias

En ese colapso sanitario los resultados de las radiologías resultaron imprescindibles para realizar un primer diagnóstico. «No parábamos ni un momento, sólo contábamos con dos aparatos y las baterías no aguantaban mucho tiempo. Cuando entramos en las habitaciones sí nos protegemos con Epis porque hay que mover al paciente para colocarle la placa. En las placas salían pulmones en un estado como nunca habíamos visto».

«Al principio nos hicimos nuestros propios trajes con bolsas de basura y agradecemos a todas las personas y empresas que donaron material para protegernos», sostienen.

«En las placas salían pulmones en un estado como nunca habíamos visto»