viernes 03.07.2020
El Bierzo se despereza

Ponferrada en el punto de mira

La ciudad es el espejo en el que se miran el resto de la provincia y la Comunidad, todavía en fase 1; un escaparate con mucha gente, más bares abiertos, trajín, compras, recogida de pedidos y sin estigmas por el coronavirus
Limpieza de manos obligada en cada entrada de El Rosal. DE LA MATA
Limpieza de manos obligada en cada entrada de El Rosal. DE LA MATA

A las 11.30 de la mañana Ponferrada era, ayer, una ciudad sin estigmas. Mucha gente, muchos coches, mucho ruido, mucho trajín, las terrazas llenas y bastantes más bares abiertos de los que había en fase 1. La primera gran ciudad de Castilla y León en colgarse el dorsal número dos de la carrera hacia la nueva normalidad parece haber dejado a atrás cualquier miedo al coronavirus. Las mascarillas ya no son una novedad ni llaman la atención y la calle ha despertado como si los dos últimos meses y medio no hubieran sido más que una pausa. Poco parece quedar socialmente para la fase 3 y solo las largas colas que se forman en bancos, estancos o farmacias advierten de que la situación no es normal. Eso y el sobresalto interior que sintió quien escribe esta líneas al cruzarse de frente con dos corredoras y un ciclista en plena ciudad a las 12.00 del mediodía. Buscar un coche policial alrededor fue el primer instinto. Pero no, no estaban infringiendo nada porque en fase 2 ya no hay franjas horarias para hacer deporte.

La fase 2 en España

Siete de cada diez españoles disfrutan ya de los alivios que ayer entraron en vigor

A las 12.15 horas, el aparcamiento subterráneo del Centro Comercial El Rosal era la carta de presentación perfecta de lo que ocurría encima. Como un lunes laborable anterior al confinamiento. Así, prácticamente, fue la primera mañana de apertura después de dos meses y medio. Había ganas de comprar y se notó, aunque no todas las tiendas estaban abiertas. El Rosal reinició la marcha con el 70% de los establecimientos y los que faltan se irán sumando paulatinamente. Ninguno ha cerrado. Los que no abrirán hasta la siguiente fase son los cines y el gimnasio.

ponfe1

El transporte público funciona ya al 66% de la oferta habitual. L. DE LA MATA

«Desinfecte sus manos, siga las flechas y respete las distancias de seguridad». Ese fue el saludo de recibimiento antes de tomar las escaleras mecánicas que llevan a la primera planta. Se han eliminado entradas y en cada una hay un guardia de seguridad que ofrece las correspondientes indicaciones tantas veces como sea necesario. En el suelo, en las escaleras, en los asientos, en los baños, colgados del techo... Por todas partes hay carteles, señales y pegatinas que indican las direcciones a seguir y las normas que hay que respetar, aunque no todos lo hicieron. Y en las entradas, en todas, un gel hidroalcohólico. La que escribe contó diez desinfecciones de manos en poco más de una hora.

ZARA

Colas para entrar en una de las principales tiendas. L. DE LA MATA

Las tiendas estaban tranquilas, con gente pero fluidez. La multitud se acumulaba, principalmente, dentro y entorno al hipermercado y las principales colas se formaban a las puertas de los establecimientos de las cadenas más grandes. Cinco minutos de reloj para cruzar la puerta de Zara después esperar turno con seis personas delante. Eso fue necesario solo para echar un vistazo. Así se controla el flujo dentro, donde han desaparecido muchos elementos y las prendas están bastante más separadas entre sí para facilitar las distancias de seguridad. El mismo patrón que siguen los establecimientos de mayores dimensiones.

PONFE2

Los clientes fluyeron sin problemas en las tiendas. L. DE LA MATA

El centro comercial ha fijado un aforo máximo de 5.341 personas para esta fase 2. Una reducción importante teniendo en cuenta que, en condiciones normales, el aforo de El Rosal es de unas 20.000 personas. En días como ayer, ese límite no será un problema; pero quizá sí se den situaciones más complejas de cara al fin de semana, aprovechado ya no solo por los ponferradinos, sino por todos los bercianos y también lacianiegos para acercarse a hacer compras.

BIERZO3

Los bares volvieron a abrir su interior. L. DE LA MATA

Alrededor de las 13.30 horas, aparcar en zona azul ya no fue tan complicado como días atrás. Ayer se retomó el cobro y las plazas libres se contaban en mayor número. Lo de tomar un café sí que ha variado poco. Hacía una mañana espléndida y la terraza era el mejor destino para disfrutar del momento aunque los bares ya tengan abierto su interior. En la barra, nadie. Está prohibido. Y en la mesa, solo alguno más por recuperar la costumbre que por apetencia. Fuera se estaba mejor. Y ya, por la tarde, las terrazas volvieron a ser lugar de encuentro para muchos grupos de amigos. Desde ayer más numerosos.

Transporte y Campus

El refuerzo del transporte público se notó en la frecuencia de cruce con autobuses y el volumen de usuarios en la paradas y también en el Campus de Ponferrada hubo algo más de movimiento. Poco porque se sigue manteniendo el teletrabajo en los casos en los que es posible y no hay actividad docente presencial. Pero sí fue mayor el número de alumnos que acudieron a realizar algún trámite o solicitar información. También hubo quienes volvieron a las aulas de estudio de la biblioteca, reabiertas a un tercio de su capacidad

BIERZO4

Una joven en el aula de estudio del campus universitario. L. DE LA MATA

El centro universitario da hoy un paso más con la apertura de la sala de exposiciones, a la que regresa la muestra ‘Creación y diálogo’ de la Fundación Merayo, que fue interrumpida cuando se decretó el estado de alarma. Es una muestra de pinturas, esculturas, videoarte y fotografías de catorce artistas que se podrá visitar hasta el día 12.

Residencias

Uno de las novedades más destacadas que llegan con la fase dos es la posibilidad de visitar a personas que viven en residencias de ancianos y de dependientes. De momento, prácticamente ninguna del Bierzo empezó a aplicar ayer la norma. La mayoría lo irán haciendo a lo largo de esta semana y en el caso de la residencia pública de Flores del Sil (Ponferrada), las visitas empezará la semana que viene. Todas trabajan en adaptar los protocolos y las instalaciones para garantizar la seguridad de los residentes. Por eso se han habilitado estancias especiales.

Ponferrada en el punto de mira