jueves 19/5/22

El PP le encomienda a Mañueco coger el testigo de Ayuso y aupar a Casado

Los presidentes de las comunidades gobernadas por los populares avistan el camino hacia La Moncloa a partir de las elecciones del 13-F
                      Fernando López Miras, Juan Manuel Moreno Bonilla, Alfonso Fernández Mañueco, Isabel Díaz Ayuso, la número tres del partido, Ana Beltrán, y Alberto Núñez Feijóo, ayer en el Palacio de Exposiciones. MARCIANO PÉREZ
Fernando López Miras, Juan Manuel Moreno Bonilla, Alfonso Fernández Mañueco, Isabel Díaz Ayuso, la número tres del partido, Ana Beltrán, y Alberto Núñez Feijóo, ayer en el Palacio de Exposiciones. MARCIANO PÉREZ

El congreso de Alfonso Fernández Mañueco lo ganó Isabel Díaz Ayuso. La cita para revalidar el liderazgo orgánico, convertido en antesala para lanzar la campaña a las elecciones del 13-F se miró en el espejo de la presidenta de la Comunidad de Madrid como ejemplo para el partido. No sólo para lograr la gobernabilidad de la Junta sin necesidad de apoyos parlamentarios, sino como plataforma desde la que proyectar el asalto de Pablo Casado a La Moncloa. Si el palentino quiere mandar en el Gobierno, su camino pasa por Castilla y León, como quedó claro en los mensajes que repitieron hasta la saciedad que «no se trata de unas elecciones autonómicas», sino de elegir entre «el futuro del PP y la pesadilla de Sánchez».

El mensaje lo portaron el secretario general, Teodoro García Egea, y los presidentes de los parlamentos murciano, andaluz y gallego, Fernando López Miras, Juan Manuel Moreno Bonilla, Alberto Núñez Feijóo e Isabel Díaz Ayuso. Pero sobre todo se le escuchó a la líder madrileña Isabel Díaz Ayuso. Apenas la nombró Fernández Mañueco, los cerca de 800 compromisarios reunidos en el Palacio de Exposiciones estallaron en aplausos. Con un carisma cercano a los ídolos pop, Isabel Díaz Ayuso calentó el congreso autonómico al recalcar que «hay que demostrar que los gobiernos cuando son libres son más eficaces» y arengar a los populares de la comunidad a «coger el testigo del 4 de mayo de Madrid y demostrar que la pesadilla de Sánchez tiene caducidad». «España mira a Castilla y León como nunca», subrayó, antes de anunciar que la comunidad se exhibe como «un faro de luz para España». «Esto es el comienzo. Es un día para la esperanza, para la ilusión, para un Gobierno con Pablo Casado».

Díaz Ayuso insistió en que «pasar por las urnas hace libre a los políticos» e incidió en que «no se trata sólo de un gobierno autonómico, sino de un gobierno autonómico que necesita ser libre para poner en marcha proyectos sin tener tantas trabas». «Sé lo que es eso», apuntó, en referencia a Ciudadanos, con quien también gobernaba, antes de que adelantara elecciones y lograra revalidar el poder.

«Castilla y León es un faro de luz para España. Este día es el comienzo para un Gobierno con Pablo Casado»
ISABEL DÍAZ AYUSO
PRESIDENTA DE MADRID

«No hay otra opción posible que el PP. Castilla y León necesita al PP, necesita a Fernández Mañueco»
JUANMA MORENO BONILLA
PRESIDENTE DE ANDALUCÍA

La presidenta de Madrid expuso que «pocas tierras como Castilla saben que el futuro se labra trabajando uno mismo» e incidió en que a ella le «representa» este modelo. «Todo esto nos lo quiere arrebatar la izquierda, negándole a las nuevas generaciones la verdad: el orgullo de pertenecer a Castilla, a España, que ha llevado a ambos lados del Atlántico la igualdad y la modernidad», describió.

La líder madrileña atacó a quienes «quieren desmembrar España» y aseguró que «el Gobierno y sus socios quieren dinamitar» el país. «Nos dicen que tenemos que empobrecernos, que hay que atentar contra la familia, contra los trabajadores, contra los autónomos», se envaró Díaz Ayuso para cargar contra «quieren seguir con la mamandurria». Con un auditorio entregado, la presidenta de Madrid insistió en que van a seguir «reivindicando lo de siempre: bajadas de impuestos,menos burocracia, ayudar a los autónomos, ayudar a quienes ponen el patrimonio de sus hijos en juego para crear empleo, empresas, proyectos». «Es importante por eso que estas elecciones nos sirvan para poner pierna en pared. No sólo conseguir una amplísima mayoría que necesitamos todos para vernos reflejados, sino porque no nos vamos a dejar tiranizar ni por el comunismo, ni por el socialismo, ni por la falsa igualdad de la izquierda que nos intenta enfrentar por regiones, por sexos, por supuestas clases sociales», declaró.

La educación de Núñez Feijóo

A Ayuso le siguió Núñez Feijóo. El presidente de la Xunta explicó por qué su partido ha conseguido la mayoría absoluta en Galicia cuatro veces al agradecer a León que le «educara». «Por eso nosotros no haremos nunca una reforma educativa en la que da igual aprobar que suspender», ironizó como entrada, antes de advertir de que «Castilla y León necesita la estabilidad para la reactivación económica imprescindible». El líder gallego rememoró el paso de José María Aznar por la comunidad y puso en valor las victorias de Moreno Bonilla en Andalucía y de Ayuso en Madrid «luchando contra todo y contra todos», además de que recordó que las autonomías nacieron «con la Constitución». «Vas a tener los votos de todos los ganaderos, de sus familias y de sus pueblos«, exhortó a Mañueco.

Núñez Feijóo trasladó que «tenemos un Gobierno que se avergüenza del pacto entre españoles durante la transición» y bromeó con que «hay cinco ministros a los que el presidente no puede cesar si quiere seguir en el cargo». «Tenemos un Gobierno al que no le gustan ni España ni lo que somos», sentenció, como prólogo para apuntar que «Madrid es un enorme motor económico de España gracias al nacionalismo y al independentismo». Por eso conminó a Mañueco a hacer solamente unas cuentas: «las de los presupuestos de la Comunidad». «No hay gobiernos que hayan invertido más dinero en Sanidad que los del PP», antes de reseñar que «si Fraga estuviese aquí, estaría orgulloso de su partido».

El ejemplo de Murcia

El turno lo había abierto el presidente murciano. Fernando López Miras insistió en que «lo que ha hecho Fernández Mañueco es salvar a Castilla y León de una moción de censura de la izquierda» e apostilló que era «la misma hoja de ruta que plantearon en Murcia». «Si no hubiera sido porque tenemos un PP fuerte y no se puede torcer en los despachos la voluntad de los ciudadanos, habría triunfado lo que idearon en las catacumbas de Ferraz», expuso el líder popular, quien abundó en que «los que vienen a hacer nueva política son los que hacen la peor de las políticas», en referencia a Ciudadanos.

El presidente de Murcia avisó de que «sólo se puede votar al PP» porque «cualquier aritmética parlamentaria con otros es menos estabilidad». «Tenemos algo en común: desde nuestras regiones podemos hacer mucho más grande y mejor España», subrayó.

«Castilla y León necesita la estabilidad de Mañueco para la reactivación económica imprescindible»
Alberto Núñez Feijóo
Presidente de Galicia

«Lo que ha hecho Fernández Mañueco es salvar a Castilla y León de una moción de censura de la izquierda»
Fernando López Miras
Presidente de Murcia

Andalucía imita a CyL

El cuarto lo completó el presidente de Andalucía. Juan Manuel Moreno Bonilla recalcó que «Castilla y León es el alma de España y, como alma de España, quien mejor la interpreta es el PP». El líder andaluz insistió en que la comunidad siempre ha sido «referente» y recordó cuando la miraban «con envidia» desde su comunidad durante los gobiernos del PSOE. Desde esta perspectiva, el mandatario popular insistió en que «no hay otra opción posible que el PP» sentenció que «Castilla y León necesita al PP, necesita a Fernández Mañueco».

Moreno Bonilla concedió que «a partir de ahora toca a trabajar». «A eso no nos gana nadie, hay que ir rincón por rincón a decirle a los ciudadanos que hay futuro, que hay esperanza, que hay PP», expuso el andaluz, quien avisó de que seguirá «imitando las políticas que se han hecho aquí».

El PP le encomienda a Mañueco coger el testigo de Ayuso y aupar a Casado
Comentarios