jueves. 07.07.2022
La cuarentena de una campeona

Pretemporada en casa para Lugueros

Nuria hace gala de imaginación y fuerza de voluntad para mantenerse en forma en su confinamiento. La atleta berciana muestra también su cara solidaria con el RNR Madrid Maratón virtual para Cáritas
La atleta berciana apenas ha salido de casa para comprar en las seis semanas de confinamiento. DL

«Mi casa ha sido estas seis semanas el gimnasio en el que puedo entrenarme» Así se expresa Nuria Lugueros, toda una campeona en el atletismo que como el resto de españoles ha pasado a de una vida en la que la calle era un escenario habitual a convertirse en esporádico a causa de la pandemia del coronavirus. Hacer la compra en días contados y sacar la basura han sido los únicos momentos en los que la berciana ha traspasado el umbral de su hogar hacia el exterior, algo que lleva con resignación.

«La vida ha cambiado estas semanas de una manera notable, en especial a la hora de afrontar los entrenamientos. Antes podía realizarlos al aire libre y ahora tengo que conformarme con mantenerme de la mejor manera posible en casa», apunta Nuria a la que el estado e alarma le ha pillado en un momento en el que se estaba acortando los pasos para recuperar su mejor momento de forma tras una larga lesión.

«Vivo con mi pareja en Valladolid y cada día llamo a casa para saber como se encuentran los míos»

«Tal vez eso, si tengo que ver algo positivo, me ha ayudado al poder trabajar las debilidades que me ha causado la lesión. Por lo demás este confinamiento ha supuesto que las carreras y retos a corto plazo que tenía fijados se han esfumado». No obstante considera que es algo privilegiada. «Puedo ejercitarme aunque no al mismo nivel que hace unas semanas pero sí de una forma más o menos aceptable en mi casa. Tengo una bicicleta estática y una cinta que e un primer momento me prestaron desde la concejalía de Tordesillas hasta que pude adquirir una. La lástima es que no pueda tener una terraza o balcón para poder encontrar más facilidades».

El poder estar en estas semanas con alguien en casa, su pareja, también ha sido un factor positivo a tener en cuenta a pesar de que tiene a su familia a unos cientos de kilómetros (ella está en Valladolid). «Cuando no puedes salir y estás sola las cosas a lo mejor se ven de otra manera. En mi caso al poder estar acompañada ayuda aunque no te quita las preocupaciones propias de lo que está pasando . No te puedes abstraer de l sufrimiento de tantas personas. Por suerte y a pesar de que mi abuela ha pasado por ello y tengo a mi madre y tías trabajando como sanitarias en primera línea no hemos tenido que padecer situaciones trágicas. Hablo todos los días con mi familia en el Bierzo y eso te consuela un poco aunque la distancia a veces hace que las cosas se magnifiquen o se vean de otra manera». Nuria espera que todo pueda escampar cuanto antes. «Es cierto que al menos por unos meses la vida no va a ser como antes pero si se puede recortar ese camino sería algo positivo porque significaría que todo iría a mejor».

Mientras se entrena en su casa haciendo gala de la imaginación para evitar también que la rutina le haga un efecto negativo. «Ahora todo está en el aire porque no sabemos cuando volveremos ni cómo. Pero aún así hay que seguir trabajando como si de una pretemporada se tratase», apunta a la vez que señala que su comunicación con el entrenador es fluida, «aunque ahora el libro de ruta ha cambiado porque cada atleta de su grupo tenemos unas condiciones de vida en cuanto a nuestros hogares diferentes». Precisamente con todos ellos se comunica a menudo. «Lo hago por videollamada y eso te ayuda». Mientras seguirá poniéndose a punto para pasar de la mejor manera posible un confinamiento que llega a las seis semanas.

Pretemporada en casa para Lugueros