jueves. 07.07.2022
RAMIRO
RAMIRO

Ser un clásico en el barrio del Mercado es decir mucho, y Guillermo y Julito Gutiérrez lo son al frente del Quiosco Guillermo. Hace 25 años que forman parte de un paisaje que conduce al Barrio Húmedo, lo que supone que estén conectados con el mundo de la hostelería. «El barrio ha cambiado mucho estos últimos años. Pero sigue habiendo relación entre los vecinos. Estas semanas han sido muy duras. El primer mes costó dinero tener abierto», explica Guillermo, el hermano mayor de los dos, quien mientras habla atiende a la vez a un habitual del periódico.

Reconocen ambos que los primeros días fueron un auténtico mazazo para la vida del barrio y el movimiento comercial. «Un barrio de hosteleros lo nota inmediatamente, y nosotros, también, porque tenemos clientes que ahora están cerrados», señalan.

También aportan su dosis de optimismo o si no de resistencia, puesto que ellos, al percatarse de la que venía encima, pensaron rápido en que «había que hacer que las cuentas salieran como fuera. Y esperar que vuelvan tiempos mejores», afirman, ellos que son el sanedrín futbolero más fiable de la zona, con la Cultural como cabecera. Sí demandan que los hosteleros eleven el ánimo. Y, mientras, a esperar. A vender prensa. Y también chuches y demás. «Pero no te creas que solo para los niños, estos días se apuntan mucho a ellas los mayores», apunta Julito.

«El primer mes costó dinero tener abierto»
Comentarios