martes 10.12.2019
Día contra la violencia machista

La rabia contra las agresiones a mujeres resuena en España

u PP, Cs y Vox de El Espinar piden derogar la Ley de la Violencia de Género   
Asistentes a la manifestación en Valladolid. NACHO GALLEGO
Asistentes a la manifestación en Valladolid. NACHO GALLEGO

Decenas de miles de personas respondieron ayer a la llamada de los colectivos feministas de toda España para alzarse contra todos los tipos de violencia contra la mujer, una violencia que Vox ha insistido en negar pese a que ayer se cobró otra vida más, y ya son 52 en lo que llevamos de año.


El asesinato de la leonesa Sara, una joven de 26 años apuñalada por su pareja en Tenerife, empañó la jornada reivindicativa del Día Internacional de la Violencia contra la Mujer, en el que decenas de ciudades y pueblos españoles unieron su voz contra una tragedia que ha matado a 1.028 mujeres desde 2003.

 

La jornada transcurrió enturbiada también por la primera ruptura del consenso político cuando Vox decidió desmarcarse de las declaraciones institucionales en parlamentos autonómicos y ayuntamientos en los que está presente.

 

De ahí que la formación de extrema derecha fuera el centro de muchas de las proclamas lanzadas en la cita anual contra la violencia de género: en la manifestación de Madrid, eje central de los actos del 25-N, los participantes gritaron ‘Abascal, vuelve a tu corral’, ‘Escucha Vox, las víctimas tienen voz’ o ‘Vox, fascista, Madrid es feminista’.

 

Incluso los miembros del Gobierno en funciones presentes -la vicepresidenta, Carmen Calvo, y los ministros de Interior, Fernando Grande-Marlaska; de Sanidad, María Luisa Carcedo; de Justicia, Dolores Delgado; de Trabajo, Magdalena Valerio, y de Cultura, José Guirao- marcharon al grito de ‘Vox, escucha, estamos en la lucha’.

 

Calvo apeló a la «unanimidad y firmeza contra este terror para que nadie venga a discutirlo, a debilitarlo o a romperlo». «Se tienen que encontrar con la firmeza de todos nosotros», abundó para invitar al PP y a Ciudadanos a «acordonar» al partido de Santiago Abascal.

 

Desde el PP, la vicesecretaria de Política Social, Cuca Gamarra, que acudió acompañada de Pablo Montesinos y Marimar Blanco, señaló que para acabar con la violencia machista hay que luchar entre todos, ya que «necesita la unidad del consenso», y subrayó que «nada tiene que ver con ideologías».

 

Mientras que la portavoz parlamentaria de Unidas Podemos, Irene Montero, abogó por un feminismo fuerte y unido frente a la extrema derecha «cobarde» que plantea el «discurso del odio» y niega las violencias machistas, pero que «no tienen las agallas suficientes» para mirar a la cara a las víctimas.

 

Precedidos por una gran pancarta que exhibía el lema ‘Cuidado, el machismo mata. Tolerancia cero’, los asistentes partieron desde la plaza de Cibeles a la Puerta del Sol recordando a las víctimas mortales contando de 1 a 1.028.

 

Tras la lectura del manifiesto, quisieron hacer una mención especial a las 93 mujeres asesinadas este año por la violencia machista contabilizadas según los criterios del Convenio de Estambul leyendo sobre el escenario sus nombres al tiempo que gritaban ‘Asesinada’.

 

Una trágica cuenta que acompañaron de cánticos de ‘Sola o borracha quiero llegar a casa, mi cuerpo es mío, mío, mío’ mientras enarbolaban un mar de banderas moradas.

 

Y es que este 25-N resonaron por toda España las consignas de otras convocatorias feministas ya clásicas como ‘No estamos todas, nos faltan las asesinadas’, ‘Vivas nos queremos’, ‘Somos más fuertes porque somos libres’ o ‘Hermana, nosotras sí te creemos’.

 

En Barcelona, una de las primeras en empezar, miles de personas, la mayoría de ellas mujeres jóvenes, se sumaron a la movilización. Otras manifestaciones tuvieron lugar en Valencia, Canarias, Pamplona, Asturias, Santander, Toledo, Bilbao, San Sebastián, La Coruña, Santiago de Compostela, Valladolid, Burgos, Castellón, Ciudad Real, Jaén, Huelva, Palma, Salamanca y Zaragoza.

 

MOCIÓN POLÉMICA

 

PP, Cs y Vox en el Ayuntamiento de El Espinar (Segovia) presentaron una moción en la junta de portavoces del Consistorio, en la que piden la derogación de la Ley Contra la Violencia de Género y alertan contra la violencia en aquellos países que «no pertenecen a la civilización occidental». El secretario general del PSCyL, Luis Tudanca, a través de su perfil en Twitter, calificó ayer de «repugnante» por tener «machismo y racismo todo en uno» el texto de la moción de estos grupos municipales.

La rabia contra las agresiones a mujeres resuena en España