lunes. 06.02.2023

Si la comunicación entre las familias ofrece un soporte emocional colectivo para sobrellevar los inconvenientes del confinamiento cuando se tiene un miembro con discapacidad en casa o en un centro residencial, no menos importante es el tejido asociativo y el trabajo en red de los profesionales para dar respuesta a esta situación.

Luis Fernández Santos, el trabajador social de Aspace León, coordina este dispositivo desde casa. Hace teletrabajo y el teléfono con los grupos de redes sociales ha convertido su casa en una extensión de la oficina, al mismo tiempo que concilia la vida familiar pues tiene dos peques de dos y cuatro años de edad.

Desde ese puesto de vigía por el bienestar emocional y la calidad de vida de las personas con discapacidad que viven solas y las familias subraya que nada hubiera sido posible «sin la participación y colaboración de todos los profesionales de Aspace León, las familias y por supuesto de las personas que pertenecen a los centros o servicios de Aspace León», señala.

También es decisiva la colaboración de la Federación de Aspace Castilla y León y la Confederación Plena Inclusión en el asesoramiento, los proveedores porque «permiten que el centro continúe con la mayor normalidad posible respecto al abastecimiento de productos de necesidad tanto sanitaria como alimentaria», comenta.

La Gerencia Territorial de Servicios Sociales y el equipo de Atención Primaria de Sacyl también han supuesto un apoyo en la resolución de los problemas que cada día se presentan entre las familias y las personas que están confinadas en las residencias de la asociación.

«Esta forma de trabajar nos da seguridad y sabemos que una simple llamada a las familias para preguntar cómo se encuentran es apoyo cuando se ha trastocado todo el sistema de atención que tenían», apunta Santos.

Una red de apoyo familiar y profesional como respuesta al aislamiento
Comentarios