lunes 1/3/21
Sanidad

Refuerzan el control en el pabellón para transeúntes

Uno de los carrilanos dio positivo y se le trasladó junto a su pareja
Las 44 plazas de San Esteban para transeúntes están ya ocupadas. FERNANDO OTERO

Apenas recién abierto este pasado fin de semana como centro para garantizar la cuarentena bajo techo de las personas sin hogar, el pabellón de San Esteban refuerza sus medidas de control sanitario después de que se haya detectado un positivo por coronavirus entre los internos. El enfermo, junto con su pareja, fueron traslados al centro hospitalario para su tratamiento, a la vez que se aplican protocolos para supervisar que el resto de los confinados no presenta síntomas . En este trabajo se aplican de manera específica los médicos del Ejército, que se han encargo del triaje, en el que se les toma la temperatura y se hace una revisión para conocer su estado de salud.

Pese a estas dos bajas, las instalaciones, habilitadas con 44 plazas, están llenas ya. Fuera quedan los que deciden salir, que saben que no pueden volver, así como los que no han obtenido cama y los que han rehusado la ayuda. En esta situación, hay más de medio centenar de personas que deambulan por la ciudad.

El Ayuntamiento, que gestiona el servicio, agradeció ayer su colaboración a las empresas que aportan comida y personal. El consistorio citó a «Divernondia Play, que se puso a disposición para poner en marcha un comedor», además de a «Hamburguesas Bun N Ham y El Horno de las Canteronas», ya que «la primera aportará más menús y la segunda se encargará de los desayunos».

Refuerzan el control en el pabellón para transeúntes
Comentarios