jueves 26/11/20
Sanidad

Sacyl estudia qué consultorios de los 600 de León se pueden abrir con garantías

El gerente de Primaria inicia un periplo para estudiar las medidas con alcaldes y coordinadores de las 28 demarcaciones
Desinfección del consultorio de Cuadros en el inicio de la pandemia de coronavirus. MAR SUÁREZ
Desinfección del consultorio de Cuadros en el inicio de la pandemia de coronavirus. MAR SUÁREZ

La pregunta del millón, cómo afectará la desescalada a la atención sanitaria en el área rural, empieza a intentar responderse estos días. Sacyl valora qué consultorios de los 600 que posee la provincia pueden abrir sus puertas con garantías de seguridad frente al Covid.

Para ello, el gerente de Atención Primaria, José Pedro Fernández Vázquez, ha iniciado un periplo para estudiar con los alcaldes y los coordinadores de los 28 centros de salud cabecera qué medidas se pueden adoptar en un asunto espinoso.

«Los 28 centros de salud de referencia funcionarán con un circuito limpio y otro sucio (para Covid) porque poseen espacio y capacidad para realizarlo, además del triaje, pero en los consultorios de muchos pueblos, algunos muy pequeños, no existe esa posibilidad y hay que evitar riesgos», señala el gerente.

De ahí que para su apertura se baraje efectuarla con cita previa y siempre que la instalación disponga «de internet, ordenador, teléfono y lavabo, cuestiones de las que intentaremos dotarlos», matiza. El primer objetivo del plan organizativo es «confinar al bicho», después ir abriendo agendas para ver a los pacientes y ver cómo se da soporte al posible turismo que llegue a los pueblos para que se «sientan cómodos con la atención sanitaria de la que se dispone», matiza.

Cita previa y teléfono

Los consultorios que vayan a usarse deben dotarse de internet, ordenador y lavabo

Fernández Vázquez reconoce que los veranos, con las vacaciones del personal sanitario, son un puzzle con decenas de piezas a encajar, pero la peculiaridad de éste es que además de esos ajustes hay que convivir con el Covid.

«Ni podemos abrir todos los consultorios ni cerrar todos por ese motivo, estamos tomando el pulso al coronavirus para diseñar lo que podemos hacer para garantizar que cada paso se da con seguridad», explica.

A priori, ante la sospecha de un caso sería el médico quien se desplazaría hasta su domicilio o lo citaría en el centro de salud, no en el consultorio si éste no reúne las características adecuadas.

Un verano con el virus

Los centros de salud dispondrán de circuito de limpio y sucio y zona de triaje para filtrar la entrada

«Hay que evitar que un enfermo pueda contagiar en la instalación o que el propio médico lo lleve al consultorio. Buscamos ese equilibrio para proteger a la población y a la plantilla y vamos a intentar que las cosas salgan bien», indica. Lo que está claro es la plantilla de médicos, 355, tras la jubilación de diez facultativos y la incorporación de siete especialistas que culminaron su formación en mayo. De ahí, que las consultas telefónicas y telemáticas continúen teniendo gran importancia.

Atención Primaria apuesta por una estructura dinámica para adaptarse a los posibles cambios que surjan, porque no existe una certeza de cómo se va a compartir el virus este verano. La esperanza es que siga controlado, pero el personal está alerta ante posibles rebrotes.

Como el verano pasado, la gerencia dejará a algunos profesionales que doblen turnos y trasladen las consultas a otro horario, por la tarde, para cubrir el territorio en un periodo vacacional. En cuanto a refuerzos en Enfermería, la idea es contratar a todas las que se necesiten. De momento, ya se contrataron a 34 enfermeras hasta el 31 de octubre como rastreadoras Covid.

Por otro lado, la pretensión es dotar también a los centros de salud de electrocardiografía y otro material que permita una mejor atención y una coordinación con el Hospital que evite desplazamientos. La figura de enlace sería el médico-consultor, quien desde el complejo asistencial resolvería dudas e intentaría atajar el problema del paciente en comunicación con el facultativo de cabecera.

Antes del Covid, Primaria ya estaba haciendo la multiplicación milagrosa de «los panes y los peces» para cubrir con calidad el inmenso territorio que abarca el área de salud de León, con una plantilla insuficiente en la que faltaban, al menos, 30 facultativos para aliviar la carga de trabajo que, en «muchas ocasiones, sale adelante por el enorme esfuerzo que están realizando los médicos y los enfermeros» para no dejar desasistida a la población.

Sacyl estudia qué consultorios de los 600 de León se pueden abrir con garantías
Comentarios