miércoles. 01.02.2023
Juan Pedro Aparicio y John Keane, en Londres.

El documental León, cuna del parlamentarismo, dirigido por Álvaro del Amo y con guión de Juan Pedro Aparicio, comienza con una frase del historiador Claudio Sánchez-Albornoz en la que declara que las primeras Cortes se celebraron en la capital leonesa, y prosigue con una intervención —precisamente frente al Parlamento de Londres— del australiano John Keane, que abunda en esa afirmación.

El camino hasta la Unesco ha sido breve, pero intenso. Hace tres años, coincidiendo con la celebración del 1.100 aniversario del Reino de León, el entonces director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, el leonés Rogelio Blanco, anuncia la intención del Gobierno de ‘echarle un pulso’ a Inglaterra e intentar la declaración de Memoria de la Humanidad para los documentos que prueban que San Isidoro acogió la primera ‘curia regia’ con representantes del pueblo llano.

El martes, el sucesor de Rogelio Blanco en el Ministerio de Cultura defendía a 10.122 kilómetros de la capital leonesa (en la ciudad coreana de Gwangju) que los Decreta de León de 1188 son el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo, es decir, del mundo. Finalmente, la Unesco decidió incluir este corpus documental en el Registro de la Memoria del Mundo.

El diputado leonés Eduardo Fernández confiesa que al primero que le escuchó la idea de recopilar los Decreta fue al gran medievalista leonés Vicente Álvarez Palenzuela. La Junta recordó ayer que su decisión de conceder a León el título de ‘Cuna del parlamentarismo’ en febrero del 2011 estuvo avalada por la Real Academia de la Historia.

Para la UPL fue Javier Chamorro quien, bajo la presidencia de la Fundación León Real, puso en marcha el proceso para lograr el título de cuna del parlamentarismo. La UPL también destaca el papel que jugó José Manuel Martínez, secretario de la Fundación León Real y oficial mayor del Ayuntamiento, quien recopiló toda la información necesaria.

El abad de San Isidoro recuerda que también el Rey Juan Carlos apoyó en la colegiata en el 2010 la petición para reconocer que las primeras Cortes regias plenas de la historia se celebraron en León.

Rogelio Blanco destacaba ayer la importante labor desempeñada por los archiveros Alfonso Sánchez Mairena y Luis Enseñat, así como el ex subsecretario Severiano Hernández, por buscar los documentos que acreditaran la participación de ciudadanos en las Cortes leonesas -los civibus electi-. Había que reunir documentos que desmontaran el hito de la carta magna inglesa. Por eso, el ministerio también desplegó una amplia búsqueda de bibliografía anglosajona que hiciera referencia a las Cortes leonesas. Y la encontraron.

Todos los citados y muchos más son, de alguna manera, los cien padres que, como decía Napoleón, surgen ante una victoria. Ahora a León le toca ‘vender’ esta historia en el mundo.

De Sánchez Albornoz a John Keane
Comentarios