domingo. 04.12.2022

Sanidad 'rastreará' a los cuidadores de enfermos

 También vigilará a las visitas de más de 15 minutos a menos de dos metros
corona
El Ministerio de Sanidad establece las medidas para evitar nuevos contagios. MARISCAL

 El Ministerio de Sanidad comienza a perfilar cómo será la identificación, el estudio y el seguimiento de las personas con las que los positivos por coronavirus han mantenido contactos estrechos, con el objetivo de frenar la transmisión del coronavirus, pero sigue dejando en manos de las comunidades autónomas la tarea de buscar a los rastreadores, los profesionales sanitarios que se encargarán de intentar localizar a quienes hayan tenido una relación cercana con los pacientes, y de organizar la infraestructura sobre el terreno.

En un documento dirigido a los profesionales, Sanidad establece que se consideran contacto estrecho a "cualquier persona que haya proporcionado cuidados a un caso: personal sanitario o sociosanitario que no han utilizado las medidas de protección adecuadas, miembros familiares o personas que tengan otro tipo de contacto físico similar"; "cualquier persona que haya estado en el mismo lugar que un caso, a una distancia menor de 2 metros (ej. convivientes, visitas) y durante más de 15 minutos"; y "en un avión, a los pasajeros situados en un radio de dos asientos alrededor de un caso y a la tripulación que haya tenido contacto con dicho caso".

La 'Estrategia de Diagnóstico, Vigilancia y Control en la Fase de Transición de la Pandemia de Covid-19. Indicadores de Seguimiento' establece que "en el momento que se detecte un caso sospechoso se iniciarán las actividades de identificación de contactos estrechos. El periodo a considerar será desde dos días antes del inicio de síntomas del caso hasta el momento en el que el caso es aislado. En los casos asintomáticos confirmados por PCR, los contactos se buscarán desde dos días antes de la fecha de diagnóstico". Y con los asintomáticos que son catalogados como contactos estrechos "se iniciará una vigilancia activa o pasiva, siguiendo los protocolos establecidos en cada comunidad autónoma". En caso de convivientes comenzará el seguimiento "desde el momento de la detección del caso sospechoso".

Los contactos estrechos de casos confirmados realizarán "cuarentena domiciliaria durante 14 días desde la fecha de último contacto con el caso (en caso de convivientes se podrá plantear la cuarentena a la espera del resultado diagnóstico del caso sospechoso)". En caso de ser convivientes y no poder realizar un aislamiento del caso en las condiciones óptimas, subraya Sanidad, "la cuarentena se prolongará 14 días desde el final del aislamiento del caso".

Si durante los 14 días de cuarentena el aislado desarrolla síntomas, "pasará a ser considerado caso sospechoso, deberá hacer autoaislamiento inmediato en el lugar de residencia y contactar de forma urgente con el responsable que se haya establecido para su seguimiento. Si el contacto sigue asintomático al finalizar su periodo de cuarentena podrá reincorporarse a su rutina de forma habitual", aclara el ministerio.

Sanidad explica que la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Renave), tanto en las comunidades autónomas como en el ministerio, "debe disponer de los recursos humanos, especialmente en las unidades de vigilancia epidemiológica, y de los desarrollos tecnológicos e informáticos necesarios para la obtención y análisis continuo de los casos y para la gestión adecuada de los contactos". Y aunque establece algunas pautas generales en el uso de las PCR ("debe estar dirigida fundamentalmente a la detección precoz de los casos, priorizándose esta utilización frente a otras estrategias"), traslada a las comunidades autónomas la responsabilidad de disponer de una plantilla suficiente de rastreadores. "Desde las comunidades autónomas se debe garantizar este diagnóstico y preparar a los centros de salud para el manejo y seguimiento de los casos", señala.

El departamento del ministro Salvador Illa pide a toda la Renave, incluyendo a las comunidades, que "hagan una estimación de los recursos humanos y de los perfiles profesionales que van a necesitar para las siguientes fases" y solicita a los Servicios de Salud de las comunidades y a los servicios asistenciales tanto de la sanidad pública como de las entidades privadas o mutuas que adecúen "sus sistemas informáticos para posibilitar la obtención de la información mínima exigida en el tiempo y forma indicados en las correspondientes aplicaciones informáticas establecidas".

El rastreo de los contactos estrechos de los enfermos es clave para evitar rebrotes y para que las provincias puedan pasar de una fase a otra, aunque España está dando pasos lentos en este campo en comparación con otros países. Las comunidades han pedido al Ministerio alguna directriz y en este documento, Sanidad dice que elaborará junto a ellas "un procedimiento que detallará estas actuaciones a seguir para el manejo y seguimiento de los contactos estrechos". Pero los profesionales recuerdan que no se puede perder más tiempo.

En este protocolo, además, Sanidad insiste en la necesidad de mantener las medidas de distanciamiento social "vigentes en la actualidad". "Una relajación excesiva implicaría un riesgo alto de perder el control que ahora tenemos de la epidemia y de desbordamiento del sistema sanitario", afirma.

Sanidad 'rastreará' a los cuidadores de enfermos
Comentarios