sábado. 03.12.2022
Nuria Lugueros también ha aportado su grano de arena. DL

A Santiago contra el Cáncer, la carrera por relevos que es estrenaba en el año 2011 uniendo deporte y solidaridad, ha completado una nueva entrega, en este caso de manera virtual con sus protagonistas aportando su grano e arena desde casa y con la lucha contra el coronavirus como razón de ser.

A Santiago contra el Cáncer ha querido aprovechar la cuarentena provocada por esta crisis del Covid-19, para hacer el Camino de Santiago, pero virtual, uniendo Saint Jean Pied de Port -de donde salieron hace unas fechas- con la capital jacobea, a la que ayer llegaban. Lo hacían de manera virtual pero demostrando que el compromiso de muchos, tanto deportistas como simpatizantes, ha tenido la mejor plasmación con el trabajo bien hecho.

A través de la página web de la carrera se establecieron los relevos y los horarios de los mismos. Los corredores se distribuyeron en ellos y realizan el ejercicio en sus casas corriendo en cinta, haciendo bicicleta o elíptica o con trabajo de acondicionamiento físico general que tiene su equivalencia en kilómetros. De esa manera cada día se cubría una etapa de unos 30 kilómetros para llegar a Santiago de Compostela.

A Santiago contra el Cáncer nació en 2011, de una forma modesta, de la idea surgida de un grupo de corredores y de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de León. De aquella edición, en la que sólo participaron 10 corredores y se recaudaron 1.500 euros, se ha pasado, en nueve años, a más 80 participantes, con una recaudación superior a los 52.000 euros en la edición del año 2019.

A Santiago contra el Cáncer llega a su destino solidario
Comentarios