sábado 26/9/20
Reconocimiento

Satisfacción entre los 7.400 sanitarios de León por el Princesa de Asturias de la Concordia

Representantes del colectivo ven valorada la entrega incondicional para salvar vidas y piden defender la sanidad pública
Grupo de celadores del Hospital. MARCIANO PÉREZ
Grupo de celadores del Hospital. MARCIANO PÉREZ

La entrega, el espíritu de sacrificio y el esfuerzo para salvar vidas humanas no han pasado desapercibidos este año para los Premios Princesa de Asturias, que han concedido el prestigioso galardón de la Concordia a los sanitarios que han estado en la primera línea de la lucha contra el coronavirus. Un reconocimiento que ha causado satisfacción entre el colectivo de 7.400 profesionales leoneses del sector. El gerente de Áreas, Juan Luis Burón, entiende que el premio valora que los sanitarios «han antepuesto el bienestar de los enfermos» en esta pandemia «al suyo propio y reconoce el trabajo realizado».

En nombre de los facultativos, el presidente del Colegio Oficial de Médicos de León y del Consejo de Colegios de la Comunidad, José Luis Díaz Villarig, agradece el gesto a la Fundación, cree que hay que defender la sanidad pública más que nunca e indica que «la sociedad y en especial los profesionales sanitarios han demostrado desde que empezó esta emergencia sanitaria un encomiable nivel de profesionalidad, compromiso y solidaridad». Recuerda que miles de personas desde sus respectivas responsabilidades y tareas en centros sanitarios públicos y privados han estado en contacto directo con los pacientes afectados por el virus y que más de 60 fallecieron en esa lucha en España, entre ellos, el médico leonés Antonio Gutiérrez.

Ayudar a los demás

La Fundación entiende que las largas jornadas, con escasos medios a veces, simbolizan su vocación

«A pesar de todas las dificultades, los médicos y sanitarios hacen un esfuerzo constante, pero también están padeciendo desde el punto de vista laboral y emocional esta situación, trabajando en primera línea en un escenario nunca visto», remarca.

Desde Csif, Marcelino Candelero considera «que es algo muy positivo y que pone aún más en relieve si cabe la especial dedicación y calidad de todos los trabajadores de los servicios sanitarios, ya no sólo por las circunstancias que les ha tocado vivir, sino también por cómo han tenido que afrontarlo en muchas ocasiones sin los medios de protección adecuados, generando todo ello una sobrecarga laboral, psicológica y de incertidumbres ante la pandemia, al encontrarse en primara línea de actuación». Agradece todo lo que contribuya a exaltar su labor y espera «que se vaya volviendo a la normalidad con la colaboración de todos».

Por su parte, Carlos Quiñones de USO cree que «se lo tienen bien merecido» y destaca que en el caso de Enfermería, «es un premio doble por coincidir con el Año Internacional de las Enfermera y la Matrona» declarado por la OMS.

El premio destaca que desde los centros de atención primaria hasta los grandes complejos hospitalarios, tanto públicos como privados, «este amplio grupo se ha colocado en la vanguardia de un combate en el que están implicadas, de forma intensa, otras organizaciones, empresas y, de una manera también especial, el Ejército y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado».

Precisamente al gerente de Atención Primaria, José Pedro Fernández Vázquez, le parece «un honor que los sanitarios se merecen por su esfuerzo, por su sacrificio, por su alto grado de compromiso y su gran voluntad de ayudar a los demás. Somos personas que cuidamos a personas que depositan su confianza en nosotros y nos hace felices ayudar».

Labor de profunda humanidad

El jurado reseñó que la dedicación de los sanitarios españoles permitió atender un número de pacientes infectados y víctimas mortales «muy elevado, realizando incluso, más allá de sus obligaciones, una labor de profunda humanidad al acompañar a enfermos ingresados y a personas cuyos familiares no podían estar presentes en sus últimas horas de vida. Esa responsabilidad ha puesto en riesgo su propia salud, hasta el punto de ser el colectivo más afectado por la pandemia».

Una de las contagiadas, la enfermera Rocío de Prado Espinosa, ve muy bien que se reconozca la labor, «pero hay que incentivar al personal, contratar a más profesionales, hacer buenas ofertas a los residentes que terminan para que quieran quedarse en León y reforzar la sanidad pública apoyándola y dándola más medios, porque los sanitarios son quienes han salvado esta pandemia no las administraciones, y a veces, con nuestro propio cuerpo».

De hecho el acta del premio admite que han estado «expuestos a una alta y agresiva carga viral», también su «entrega incondicional, haciendo frente a largas jornadas de trabajo sin contar, en ocasiones, con el equipamiento y los medios materiales adecuados, según quejas de organizaciones profesionales y sindicales del sector, lo que representa un ejercicio de vocación de servicio y de ejemplaridad ciudadana».

El sindicato Satse entiende que, como continuidad al reconocimiento diario del conjunto de la ciudadanía, el teatro Campoamor de Oviedo «constituirá un escenario inmejorable para seguir aplaudiendo a todos y cada uno de estos profesionales que, además de atender y cuidar de la mejor manera posible a sus pacientes, ponen en riesgo su salud y seguridad».

Valoran que «el solemne acto de entrega de los premios será, sin lugar a dudas, un evento social, científico y humanístico de primera magnitud a nivel nacional e internacional que va a engrandecer este año a los profesionales sanitarios que se han enfrentado en primera línea a esta grave crisis que asola a nuestro país y al resto del mundo».

El gerente del Hospital de León, Alfonso Suárez, aprecia «el espíritu de sacrificio personal en favor de la salud pública y del bienestar del conjunto de la sociedad», que ha convertido al colectivo sanitario en un símbolo de la lucha contra la mayor pandemia global que ha asolado a la humanidad en el último siglo.

Satisfacción entre los 7.400 sanitarios de León por el Princesa de Asturias de la...