viernes. 02.12.2022
Bierzo

El sector forestal se reivindica

Exigen al Gobierno que aclare las dudas que mantiene paralizada la actividad de profesionales y empresas que explotan la madera y otros recursos forestales y defienden que son esenciales
Madera cortada para diferentes usos, en una fotografía de archivo. L. DE LA MATA

El Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, que regula el permiso retribuido recuperable para los trabajadores por cuenta ajena que no presten servicios esenciales tiene algunas lagunas que comprometen sectores que sí son fundamentales pero cuya actividad lleva paralizada desde hace una semana ante la inseguridad jurídica. El forestal es uno de ellos y, por eso, los ingenieros de montes y los ingenieros técnicos forestales han denunciado esa «indefinición» que aboca a las empresas y profesionales del sector a la indefensión y a la parálisis. En el Bierzo, donde el aprovechamiento de los recursos forestales y la explotación de la madera y otros derivados de los bosques se ha erigido como el motor económico que permita a la comarca recuperar la senda del crecimiento, este parón frena una actividad en auge que podría notar el efecto de la zancadilla durante varios meses.

La plataforma Juntos por los Bosques, que aglutina a las entidades forestales españolas, ya ha pedido explicaciones al Gobierno. En un escrito remitido a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, piden una aclaración que permita despejar la sombra de la duda sobre si las empresas forestales y la industria maderera pueden o no operar y evite sanciones por ello. De momento, no han tenido contestación. «Cinco días después de haberse presentado la primera solicitud de aclaración, el Ministerio para la Transición Ecológica no ha remitido respuesta efectiva», lamentan los colegios oficiales de ingenieros de montes e ingenieros técnicos forestales, para quienes ese silencio «pone de manifiesto la invisibilidad que sufre el sector» y «deja a las empresas a expensas de interpretaciones subjetivas por parte de los agentes de la autoridad».

Los ingenieros hablan

Piden una acción responsable para evitar la pérdida «irreparable» de mercados y empleo

No hay dudas sobre que las industrias que producen las materias primas necesarias para la elaboración de material sanitario, como celulosa, pueden mantener la actividad. Pero qué sucede con las que se encargan de la madera para palets, tableros para ataúdes, de la fabricación de pelets para el abastecimiento energético, etcétera. Muchas están paralizadas por la falta de seguridad jurídica. También los desbroces y las talas, a las puertas del período de restricciones por cuestiones ambientales o por el inicio de la temporada de incendios.

«La mayor parte del sector forestal produce elementos esenciales y la gran mayoría de las empresas se dedican a la transformación de madera para varios usos. El producto tiene muchos fines y es muy difícil desvincular ese uso perentorio con fines sanitarios», explica el decano del Colegio de Ingenieros de Montes, Eduardo Rojas. Él mismo apunta las consecuencias que puede tener para las cortas ahora. «Entramos en primavera y se van a restringir mucho las talas. Después no habrá suministro de madera. No se puede generar un agujero de stock. El impacto en el sector puede durar hasta octubre», añade.

Tampoco entiende Rojas que en un momento de crisis como el actual se dé prioridad a los hidrocarburos para el abastecimiento energético. «Es peligroso. Muchos edificios públicos, administrativos y hospitales utilizan energía generada a partir de madera», recuerda, volviendo a poner de relieve la esencialidad del sector forestal.

En territorios como Galicia, País Vasco y Asturias, las delegaciones del Gobierno o los gobiernos autonómicos ya han emitido notas aclaratorias sobre el sector forestal en vista de la indefinición del Real Decreto. En el caso de Castilla y León y otra muchas comunidades, la duda sigue en el aire y el sector parado.

«El previsible daño que sufrirán las empresas del sector forestal se puede evitar con una acción responsable del Ministerio para la Transición Ecológica que clarifique el carácter esencial de la selvicultura como proveedora de servicios de primera necesidad y de lucha contra incendios forestales. De no ser así, se sufrirá una pérdida irreparable de mercados y de puestos de trabajo en el medio rural», aseguran los colegios oficiales de ingenieros de montes y técnicos forestales.

Eduardo Rojas considera que dado que en el sector forestal y la industria maderera se dan muchas casuísticas, sería «interesante» hacer una limitación de la actividad «a la inversa», es decir, especificando lo que no es esencial y «solo privar a lo absolutamente no necesario».

«La situación de emergencia que vivimos puede ser una oportunidad para resaltar el papel fundamental de la gestión activa de los bosques para le desarrollo bioeconómico y el sostenimiento demográfico», defienden ambos colegios profesionales confiando en que el Gobierno desbloquee la situación de las empresas y los profesionales que sostienen el sector forestal y maderero.

El sector forestal se reivindica
Comentarios