martes 26/10/21
Antonio López-Sastre (86 años) | Médico jubilado

«Siento que la familia está más unida ahora que nunca»

Antonio López-Sastre. DL

Antonio López Sastre, médico jubilado, mantiene a sus 86 años el optimismo a un buen nivel en la soledad de su casa. Viudo desde hace seis meses, asegura sentirse muy cuidado por sus hijos y nietos. «A pesar de que los mayores somos muy proclives al virus, yo me encuentro bien», asegura. Alguno de sus cuatro hijos le acompaña cuando puede y le hacen la compra para que no tenga que desplazarse al supermercado y, hasta que comenzó el estado de alarma, sus once nietos le visitaban con asiduidad. Ahora, habla con ellos por teléfono. «Esta situación ha venido bien a nivel familiar; estamos más unidos que nunca», asegura.

Su rutina diaria comienza sobre las 09.30 horas. Con una naranja y un plátano afronta la jornada, en la que no faltan sus rutinas diarias de estiramientos ahora que su gimnasio también ha cerrado las puertas. Además de sus hijos, Antonio cuenta con unos cuantos buenos amigos, con los que comenta las últimas noticias sobre el dichoso virus. «Hablo todos los días con ellos y nos contamos chistes, lo pasamos bien e intentamos no escarbar en los recuerdos que nos producen tristeza porque no merece la pena», señala.

Para él, lo peor del confinamiento «es la intranquilidad de que no se encuentre una solución inmediata al Covid-19 porque eso hace que muchas veces se llegue tarde al enfermo». Asegura que, a su edad, «uno se acostumbra a todo» y busca el lado bueno a todo esto. «A las ocho de la tarde también salgo a la terraza a aplaudir y eso me anima mucho; es muy gratificante ese momento». En el otro lado, las noticias que van llegando y que suponen el lado malo de la pandemia. «Hace unos días vi en la tele una noticia sobre las funerarias y me impactó mucho; me desagradó enormemente, porque casi no hay sitio para meter a nuestros muertos. Sólo faltan los cañones y las pistolas», sentencia.

«Siento que la familia está más unida ahora que nunca»