martes 2/3/21

UN SIGLO Y QUINCE AÑOS EN PRIMERA

Las 50.067 portadas de Diario de León son el reflejo de los hechos que han marcado los 115 años de andadura del periódico decano de la prensa leonesa. La historia contada en primera plana de los acontecimientos que han marcado la contemporaneidad. La guerra y la paz en el mundo, los hitos espaciales y la lucha cotidiana de una provincia que es santo y seña del periodismo local con proyección global en el siglo XXI.
DL3P8F8-22-27-05-6.jpg

Era sábado. Desde aquel 3 de febrero de 1906, en blanco y negro, con muchas letras y sin fotografías, hasta hoy, Diario de León es un referente por sus crónicas de la ciudad, la provincia, España y el mundo. La historia de los últimos 115 años está en sus páginas. León siempre ha ocupado un lugar preferente en los primeros titulares, un reflejo de los acontecimientos históricos y de la sociedad convulsa en la que nació, con los movimientos que desencadenaron en la I Guerra Mundial. Diario de León publicó diariamente las noticias que enviaba Zacarías Casado desde París con las claves del conflicto. Los problemas de la sociedad europea se instalaron también en la provincia con una sucesión de huelgas y protestas que propiciaron la declaración de estado de guerra en León justo un día antes de la movilización ferroviaria.

La apuesta del Diario por el desarrollo social y económico de la provincia se refleja en la elección diaria de sus crónicas. El periódico dedicó su primera página del 24 de mayo de 1930 al primer reportaje que se hizo desde el interior de una mina, en este caso en Santa Lucía, una exclusiva que abrió otros caminos a la manera de contar la historia de León. Esta ofensiva informativa se reflejó en el periódico con el inicio de la publicación de monográficos destinados al turismo, la agricultura y la minería.

Diario de León se posicionó con la monarquía en 1931, año de la proclamación de la República el 14 de abril. El 13 de abril, el decano de la prensa publicó un artículo en primera página titulado Ante la derrota. «En la ley de mayorías a la que estamos sujetos, no son las razones, son los números los que valen, y los números se han declarado en contra nuestra». Conocida es ya la fotografía del alcalde Miguel Castaño proclamando la República desde el balcón del Ayuntamiento de San Marcelo ante una multitud. Miguel Castaño sería fusilado cinco años más tarde, en 1936 con el inicio de la Guerra Civil.

El inicio de la contienda en España suspendió la publicación del periódico durante dos meses y medio. Reapareció el 27 de julio con un sonoro ¡Viva España! en la portada. Desde las trincheras, Diario de León publicó diariamente las crónicas del frente, relatos en los que quedan reflejados el horror y el dolor en la provincia.

El 10 de abril de 1955, el periódico dedicó su portada, con fotografía incluida, al ascenso de la Cultural a primera división, un acoantecimiento deportivo que ilusionó a la ciudad en plena posguerra. «Todos los leoneses hemos tenido una gran satisfacción, los de León, los de Astorga, los de Ponferrada, los de Madrid...todos».

Era domingo, el 29 de mayo, cuando en 1966 ardió la Catedral de León. Una tormenta había caído mientras la Cultural se jugaba el ascenso con el Cartagena. Al regresar a casa, donde revelaba fotos, César, el fotógrafo, vio el humo a lo lejos. El monumento se salvó gracias a la acción inmediata de bomberos y canteros que evitaron que la gran balsa de agua arruinara el templo gótico.

Los años 60 fueron tiempos de optimismo, con aires de conquista del espacio. La hazaña de los astronautas del Apolo XI en la Luna tenía su réplica en los pueblos que cambiaban su paisaje gracias al agua del pantano de Luna y en cuyos bares, bautizados con el nombre del cohete, ya se servía el kas, la cola o la cerveza bien frescas.

Diario de León fue testigo de ese paso de la dictadura a la democracia, que no se produjo en un abrir y cerrar de ojos. Una edición especial del 20 de noviembre de 1975 lanzó el lacónico titular que cambiaría el destino del país: «Ha muerto Franco». Durante la trepidante transición se sucedieron épicas portadas, desde la foto a toda plana del rey Juan Carlos con una orla de la bandera de España, el 25 de noviembre de 1975, hasta la esperanzadora: «El pueblo dijo sí» tras el referéndum constitucional de 1978 o el gran susto del tejerazo en 1981: «Secuestrado el Gobierno y el Congreso en pleno». El periódico había pasado de las 8 pesetas de cuando Franco a las 25 de una democracia aún débil que se repuso a la sonada, no sin traumas.

La información local, a partir de estos años 80, cobra un protagonismo especial en acontecimientos como la gran manifestación de León solo en contraposición a un proceso autonómico que abocó a la provincia a integrarse en Castilla y León (con dura pelea por la ‘y’ en el estatuto) o las movilizaciones contra el pantano de Riaño entre 1986 que terminaron con el cierre de la presa el 31 de diciembre de 1987.

La transformación tecnológica del periódico corría pareja a una realidad difícil. Diario de León alzó la primera plana, su principal arma, el 15 de mayo de 1991 frente a la sangría del carbón. Curiosamente un día de San Isidro Labrador. Lo local y lo universal en un tabloide que desde una provincia de interior dio las noticias más frescas de la guerra Irak, por delante de los rotativos nacionales debido al margen del cierre. Un periódico siempre a la altura de los acontecimientos: el atentado de las torres gemelas el 11-S; la llegada a la presidencia del Gobierno de otro leonés, Zapatero, después de un terrible 11-M en el que la portada de Diario de León se alzó con la verdad, con una primera págiuna doble, mientras otros sembraban la duda: «Al Qaida asume el horror».

Un siglo y quince años en portada, con todo lo que hay detrás, es lo que el decano de la prensa leonesa, un título que no es baladí, ha entregado a una provincia que sigue en lucha para que no la borren del mapa.

En primera línea informativa, en 2020, informó sobre la crisis del coronavirus desde el frente sanitario, social, laboral y económico desde que el 14 de marzo España quedó en estado de alarma con el mundo en estado de shock. Y con la máxima de León Levanta, la doble portada de la desescalada, y dando cuenta de la segunda y la tercera ola con rigor y esperanza.

UN SIGLO Y QUINCE AÑOS EN PRIMERA
Comentarios