sábado. 26.11.2022
29M | LA CIUDADANÍA ELEVA SU VOZ

Los sindicatos ponen en la calle a 30.000 leoneses para protestar contra la reforma

La cola de la manifestación no había salido aún cuando la pancarta de cabeza ya había llegado al final.
Aspecto que presentaban la plaza de San Marcelo y Botines cuando la cola de la manifestación todavía avanzaba por Ordoño II y ocupaba Santo Domingo.

Alrededor de 50.000 personas según la estimación de Comisiones Obreras, entre 38.000 y 40.000 por los cálculos de UGT, 30.000 personas en la apreciación más moderada, no menos de 15.000 personas según los informes internos de la Policía Local de León y 11.500 de acuerdo a las sumas de la Delegación del Gobierno en Castilla y León participaron en la manifestación convocada ayer por los sindicatos de la capital para protestar contra la reforma laboral recién firmada por el Gobierno.

La comitiva partió a las 18.37 horas desde Gran Vía de San Marcos y tras recorrer la Avenida de Roma, Plaza de Guzmán, Ordoño II, Independencia y Legio VII llegó a la plaza de San Marcelo a las 19.11. Cuando la pancarta que encabezaba la manifestación llegaba al final del recorrido, todavía había un grupo numeroso de ciudadanos iniciando la marcha en el punto de partida.

Las estridencias de AC/DC y su Highway to Hell (Autopista al Infierno) se convirtieron en la peculiar banda sonora de los primeros pasos de la pancarta. Con 24 grados de temperatura al paso por la fuente de Guzmán, los sindicatos abrieron el camino con una vigilancia policial bastante más discreta que en las protestas matinales y la calma se hizo dueña de la calle.

Los sindicatos de clase, las asociaciones de mujeres, Izquierda Unida y el Partido Comunista se intercalaron entre una nutrida y variopinta masa de ciudadanos. Alguna pancarta más o menos ingeniosa, caras conocidas (las menos) y el toque simpático de un pequeñajo, futuro aspirante a sabe Dios qué pertrechado con un tambor y escoltado involuntariamente por José Manuel Álvarez Maestro, (UGT Laciana) pusieron la nota de color a una tarde vestida de rojo, entre las pancartas y el ocaso del sol.

A la altura de Ordoño II el ritmo de avance se redujo considerablemente, a medio camino entre la espera de los que venían por detrás y la evidencia física de que dos cuerpos no pueden ocupar un mismo lugar.

Todos contentos

Por detrás, en la Plaza de la Inmaculada, simpatizantes del 15-M y abanderados de la CNT intercambiaron silbidos y algún improperio menor. Falta de consenso, se llama.

Eso sí, acabada la sesión, todos contentos. Las centrales sindicales, por la respuesta. El Gobierno, por la ausencia de incidentes. La policía, por el deber cumplido y el pueblo... por la jornada de fiesta. Contentarse solo es cuestión de proponérselo...

Los sindicatos ponen en la calle a 30.000 leoneses para protestar contra la reforma
Comentarios