martes 02.06.2020

De la sorpresa de los alcaldes al desencanto de la hostelería

Dos vecinos caminan junto al parque de La Virgen. JESÚS F. SALVADORES
Dos vecinos caminan junto al parque de La Virgen. JESÚS F. SALVADORES

A Juan Pablo Regadera, el alcalde de Valencia de Don Juan, le parece «un poco prematuro y delicado» que se apruebe un BOE casi por sorpresa con medidas tan flexibles como las ideadas para la Fase 2 cuando se estaban preparando para pasar a Fase 1. El regidor preferiría ir «con más sosiego», visto de dónde se viene con una cuarentena absolutamente rigurosa, pero entiende que «no es cuestión de oponerse». Lamenta que a la treintena de hosteleros les habrá pillado con el pie cambiado, cuando se organizaban para abrir terrazas, pero no el local interior, porque «algunos no tendrán ni aprovisionamientos» y recuerda que «una cosa es poder y otra deber, ya que no por correr más vamos a llegar antes». De hecho, duda si pondrán en marcha el mercado del jueves esta semana. Su homólogo de Valverde, David Fernández, se queja de que el dato de densidad «es de wikipedia, no existe un documento oficial que lo certifique como la cifra de población con el INE», lo que les hizo dar vueltas hasta aclarar que no cumplen (115 habitantes por kilómetro cuadrado) y contestar decenas de llamadas vecinales, entre ellas, de los 50 hosteleros. Ese aluvión de preguntas se repitió en Villaquilambre, en San Andrés del Rabanedo y en Sariegos, donde su alcalde, Roberto Aller, mantuvo una Junta de Gobierno Local de cuatro horas en un intento de arrojar luz sobre si el criterio de densidad les impedía pasar, como así fue. «Nosotros estábamos con la ilusión de pasar a Fase 1 y cuando vimos el boletín por la mañana nos pareció raro que permitieran medidas tan diferentes, volvimos a ilusionarnos y cuando lo analizamos y vimos que nuestra densidad es de 135 habitantes, nos desinflamos», reconoce. Muchos ayuntamientos leoneses recurrieron también a la Subdelegación del Gobierno en busca de respaldo para desgranar el contenido del BOE y promover o no las medidas de alivio. Ante la duda sobre las entidades locales menores de menos de 10.000 habitantes, cogieron la referencia de todo el municipio.

De la sorpresa de los alcaldes al desencanto de la hostelería