viernes. 09.12.2022
DL7P2F5-20-24-08-5.jpg

Olga Ricardo Aldana llegó a León hace seis meses. En Cuba En el primer viaje que hace fuera de Cuba, su patria, su vida ha cambiado. Pasó de tener un trabajo como activista comunitaria para llevar el arte a colectivos y personas con dificultades para disfrutarlo a convretirse en usuaria del servicio de asesoramiento laboral de la asociación Valponasca. Es licenciada en enseñanza primaria y en Artes Plásticas, pero sin títulos homologados «es más difícil» encontrar un empleo en su ámbito. Así que está abierta a todas las ofertas. Y se forma para avanzar. «Ya he hecho la nivelación en matemáticas y lengua y un curso de diseño de producto gráfico», señala. Tener trabajo es lo más importante porque «de esa ganancia dependen muchas cosas en la vida de una mujer: la valoración y el respeto en la familia y que la sociedad te mire de otra manera».

Es su primer 8-M en León y ya se involucró en los talleres para hacer flores y carteles con las mujeres de la plataforma. Es una novedad porque en Cuba no existen estas movilizaciones. «Se celebra, pero no vemos tanta diferencia. Hay muchas mujeres en el Gobierno. Allí el mayor problema del machismo está en la familia». La brecha salarial, la carga de trabajo invisible de la familia y la discriminación en el acceso al empleo justifican las reivindicaciones.

Olga Ricardo, que ha llegado tras dos años de estancia en León de su marido, es una de las 749 mujeres que el año pasado recibieron asesoramiento en Valponasca, que atendió también a 534 hombres. Por su perfil fue incluida en el proyecto +Mujer, financiado con el IRPF de la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de León, que ayer inauguró la exposición Empoderarte con obras suyas y de Javier Puertas.

«Tener trabajo condiciona la valoración en la familia y en la sociedad»
Comentarios