martes. 05.07.2022
Belén Martínez Rodríguez en una de las comunidades que limpia a diario. RAMIRO

«Nos fijamos más, hay más cuidado y usamos más lejía», asegura Belén Martínez Rodríguez, empleada a media jornada de Limpiezas La Cenicienta. Desde hace cinco años y medio trabaja para esta empresa que realiza también servicios de ayuda a domicilio. «No tengo miedo, pero hay que tomar precaución», señala ante la nueva situación a la que se enfrenta cada día al salir de casa. Lleva dos pares de guantes y mascarilla desde el primer día. Belén, de 57 años, comenta que las personas que realizan los trabajos de limpieza «somos poco miradas» incluso a pesar del papel que desempeñan en prevenir los contagios con su trabajo diligente. «A las ocho de la tarde aplauden a todo el mundo, pero de nosotras no se acuerdan», lamenta.

«No tengo miedo pero sí precaución»