jueves. 07.07.2022
DL7P10F1-17-07-03-8
Justin Lane.

Los hábitos de consumo de los leoneses durante el confinamiento por el coronavirus han cambiado radicalmente por motivos obvios, pero muestran también, sobre todo en los primeros pasos de la desescalada, una serie de tendencias que según los expertos han llegado para quedarse. Entre ellas, un uso mucho más frecuente de las tarjetas de crédito y los nuevos medios de pago para realizar todo tipo de compras, y un despegue del comercio on line que pone sobre la mesa las consecuencias del avance de los nuevos formatos comerciales. 

El análisis de las compras realizadas en la provincia desde antes del confinamiento hasta el momento previo al paso a la Fase 2 muestran el dibujo de qué ha sido prioritario en estas semanas, cuáles han sido las realidades y cómo se va a pasar a la ‘nueva normalidad’. En línea con el comportamiento del resto del país, aunque con algunas peculiaridades. 

Del aprovisionamiento masivo de víveres a la compra desatada de bricolaje, de la vuelta a los tratamientos relacionados con la salud al intenso deseo de movernos en coche (aunque sólo sea por la provincia), de los pequeños comercios de barrio a las grandes superficies. A la espera de la reapertura de todos los negocios, que pondrán sobre la mesa cuáles son los nuevos hábitos de los leoneses en el momento postCovid, el comportamiento de los consumidores marca diferencias con la ‘normalidad’ anterior. 
Así se deduce del estudio realizado por los analistas de Banco Sabadell, a través de una nueva herramienta informática, desarrollada durante el confinamiento, que analiza las compras realizadas a través de los terminales de puntos de venta (TPV) de la entidad, los sistemas que registran las compras realizadas con tarjetas de crédito. 

Según explica Xavi Gassó, director de Contenidos Digitales de Banco Sabadell, este sistema muestra sólo una parte del consumo, pero detecta claramente cuáles son las principales tendencias y cómo evoluciona día a día. «El cambio de tendencia en el uso del comercio virtual y de las tarjetas es muy evidente, tanto en el confinamiento como en la desescalada», señala. «Había una necesidad de saber qué estaba pasando con el consumo, de profundizar en los datos, también por territorios y por sectores. Bajar al nivel local para detectar cuáles eran las preferencias y las necesidades». 

La entidad recoge desde hace dos años los datos de los 270.000 TPV que tiene, y dispone de una aplicación para conocer las tendencias «y entender cómo evoluciona la cesta de la compra, el gasto medio, el e-commerce,... Pero vimos que estos datos tenían mucho más recorrido, y que podían utilizarse de forma abierta para que quienes tienen negocios conocieran también qué estaba pasando y hacia dónde iban las tendencias». 

Pulso
Es una aplicación de Banco Sabadell para conocer en tiempo real la evolución del consumo

Para empezar, Gassó señala «un dato que es extrapolable a todo el país y muy representativo sobre la nueva forma de comprar. Antes de la pandemia cada día se realizaba una media de 4 millones de transacciones con tarjeta en España. En fechas punta como el Black Friday, marcados por un fuerte gasto y un consumo muy compulsivo, llegábamos a los 12 millones de operaciones, tres veces más de lo habitual.

Pues bien, el día en que se anunció el confinamiento el país alcanzó un pico de 9,5 millones de transacciones con tarjetas. Todos salimos en masa a comprar suministros, porque el gasto fue casi total en alimentación. Hay que tener en cuenta que en épocas de gran consumo, como Reyes o Navidad, las operaciones realizadas con las tarjetas no llegan a los 10 millones. Es muy significativa nuestra obsesión en aquel momento por abastecernos de alimentos». 

Como es obvio el consumo cayó en picado durante el confinamiento, con una media de 2 millones de transacciones diarias. Que se ve marcado también por la recomendación de utilizar tarjetas en lugar de dinero en metálico. «Lo relevante es que, cuando hemos iniciado la desescalada, y a medida que esta avanza,  «no hemos vuelto a los 4 millones de transacciones, sino que los superamos ampliamente. Ahora mismo estamos en una media de 8 millones diarias con tarjeta, la evolución en porcentaje es la misma para León. Es un dato que llama mucho la atención». 

Un cambio y una evolución parecida ha ocurrido con las compras de e-commerce, a través de TPV virtuales. «Estábamos entre el 13 y el 14% de las compras, el pico más elevado durante el confinamiento nos lleva al 30% del total de trasacciones realizadas con tarjeta, y ahora estamos en una media del 22%. Casi el doble. Es normal durante el período en el que estamos confinados, pero demuestra que hay un cambio de consumo que se va sosteniendo. Porque cuando con el desescalado hay una tendencia a recuperar los datos preCovid, pero estas dos últimas semanas ha vuelto a escalar, y estamos por encima del 16% de compras en comecio electrónico». 

El director de Contenidos Digitales de Sabadell incide en que «todo esto nos dice que nos hemos acostumbrado a dos cosas: una a pagar con tarjeta, y otra que el comercio electrónico se está instalando de manera bastante más habitual en nuestras vidas. Eso es lo que demuestran los datos».

Comercio local
En León el gasto en alimentación en la desescalada se concentra en las grandes superficies

En el caso concreto de León Gassó señala que hay «un despegue importante de los comercios que están abiertos», aunque el gasto sigue concentrándose sobre todo en alimentación, que «se ha disparado enormemente». Eliminando este sector, «es cierto que el Indicador de Recuperación Comercial tiene mucho menos impacto». Un dato destacable de la provincia: «A nivel nacional los comercios de alimentación de proximidad han tenido un peso importante frente a las grandes superficies. En León son las grandes superficies las que lo tienen, en este momento venden un 27% más que el año pasado, aunque se está volviendo a la normalidad. Sin embargo la facturación del pequeño comercio de alimentación leonés está por debajo de las cifras del año pasado. Puede ser porque en León exista ya más tradición de comprar en estos comercios, y no se note tanta diferencia». 

Y uno de los datos «más curiosos» que desvela el análisis es la «enorme incidencia que tiene en el Índice de Recuperación  Comercial el comercio del bricolage y la decoración del hogar. Es una tendencia generalizada, pero en León se está produciendo de manera muy importante. Puede ser porque estamos más tiempo en casa, pero lo cierto es que el consumo en estos dos sectores se ha disparado.  Y crece a medida que avanza la desescalada. Tiene crecimientos en las compras registradas en los TPV de hasta el 30% respecto al año pasado. 

Hora de los manitas
El comienzo de la desescalada ha disparado las ventas en bricolaje y productos de decoración

Otra cosa que llama mucho la atención es el sector de las gasolineras. Aquí la diferencia entre pago con tarjeta y en metálico es muy baja, casi todo se paga con tarjeta, pero lo que estamos viendo es que hubo un pico muy importante de consumo cuando se entró en Fase 1, que se va suavizando. Hay un momento que de repente todos necesitamos movernos, ver a la familia, buscar salidas, y los movimientos se multiplican. Pero esta tendencia está cayendo. Aun saliendo, el tiquet medio es bastante más bajo que el año pasado. 

El sector salud se mantiene estable en el caso de las farmacias, pero en León crece muchísimo con el inicio de la desescalada, entendemos que hay muchas transacciones que se realizan con tarjeta y antes era en metálico. Aún así, viendo el crecimiento acumulado es que hemos salido a consumir fisioterapia y centros médicos, dentistas,... Que hace mucho tiempo que no hemos ido a ellos. 

León ahora comienza la lenta desescalada del sector hostelero, uno de los que más está sufriendo la crisis. En la última semana las ventas realizadas no llegan al 21% de las del año pasado por estas fechas. En todo el mes último, su facturación ha sido de algo menos del 10% de la del mismo período del ejercicio anterior.

En qué tiramos de tarjeta (cada vez más) en la era postCovid
Comentarios