martes 2/3/21

TODO LO QUE SE SABE DE BUENA TINTA

Lectores, suscriptores, anunciantes y kioscos destacan la importancia del formato de papel y la dinámica ágil de la edición digital para seleccionar al decano de la prensa leonesa como medio para informarse de lo que pasa a nivel local, por encima de la información de otro tipo
Fernando Blanco, suscriptor de solera. FERNANDO OTERO

Algo tiene la tinta que hipnotiza. Algo que ocurrió hace un minuto ya está en la edición digital. Algo que se cobija bajo la cabecera de 115 años de historia de periodismo, no puede pasar desapercibido. Un célebre personaje de la vida política leonesa lo resumió hace una década: «Lo que no está en Diario de León, no ha pasado».

Suscriptores, lectores, anunciantes y vendedores coinciden en la importancia de que el medio de comunicación más importante de la provincia atienda a un modelo dual. El peso de la edición impresa marca el devenir de la sociedad en todos sus ámbitos. La diligencia de la edición digital y la agilidad de sus contenidos, es parte de la nueva ola y acompaña a las generaciones que pujan fuerte. Es un modelo completo.

Basta salir a la calle para comprobarlo. Y eso que la mañana está silenciosa. León hiberna bajo los efectos de la mascarilla y los datos constantes. Apenas hay sobresaltos y la ciudadanía se pregunta quién hoy hace quince años, cuando el periódico se hizo centenario, podía barruntar semejante metamorfosis.

Lo sabe bien Gabriel, que tras el mostrador de Kiosco Campo, acumula ya cuatro años trabajando en la venta de periódicos: «Diario de León es el que más se vende con diferencia, no hay comparación», asegura. «Me encantan todas las promociones que sacáis, no me pierdo ni una. Además me parecen m uy interesantes y es lo que más le gusta a la gente. Yo tengo claro que es el periódico de León y que a la gente de aquí es lo que le va. Es una forma excelente de estar informado y además hay contenidos que nos gustan mucho. Me parece muy divertido», asegura el joven. Son las 9.15 horas de la mañana y el taco de periódicos ya ha disminuido de forma notable: «La gente viene a primera hora y se lo lleva para el desayuno».

No es tan joven Vidal Rodero. Es lector del periódico «desde hace más de 42 años que llevo en ese chisme», apunta al puesto de venta de la plaza de la Pícara Justina. «Ahora lo lleva mi hija», asegura. La sección que más le gusta del periódico «depende del día y depende de cómo esté yo. Me gustan más que las cosas que se dicen, las que se guardan como secreto...», asegura enigmático. «Estudié muchos años en el Seminario Agustiniano y luego conocí a un buen compañero vuestro, Alfonso García (coordinador de El Filandón) porque sus padres y los míos eran primos», rememora bajo las alas de su sombrero.

CASTA FAMILIAR

Silvia Navia y Raquel Rodero se encargan del kiosco. «Llevamos cerca de 41 años instalados aquí. Mi madre está jubilada pero sigue siendo la titular del negocio. El Diario de León es el periódico de venta y de referencia de toda la vida. El comprador del periódico es el de todos los días. Tenemos claro que el que lo compra, se lo lleva siempre. Hay alguna novedad que te sorprende, de alguien aislado. Gente joven tenemos menos, se nota que a esos les da más por Internet y los móviles. Los jubilados son los más fieles, tienen siempre su rutina».

En el Hostal Orejas hay un suscriptor de los de toda la vida. José Antonio Ámez lleva 49 años en el negocio y «desde mis padres ya teníamos el Diario de León. Me gusta la sección de Local, Provincia y los Deportes. Leo mucho el Ademar, que soy socio de honor y sigo a la Cultural y a la Ponferradina. Lo leo entero, me gusta mucho Trapiello y lo que escribió de los vencejos hace poco», asegura.

Fernando Blanco y Autoescuela San Fernando son suscriptores del periódico desde los inicios de su raciocinio: «Lo recuerdo de toda la vida, ya mis padres eran fieles al periódico. Llevo 26 años dando clase y lo recuerdo de siempre, no sabría decirte». Lee el periódico «en el trabajo, más que en el desayuno» y si lo tengo que leer con calma es por la noche, que tengo más tiempo y estoy más calmado».

Pablo Roberto Herrero publicita RBH Global en el decano de la prensa local pero lo disfruta también como lector. «El papel te permite leer más pausadamente. Hay un contenido de calidad y hay que huir a veces de la inmediatez y centrarse en la reflexión. ¿Quién no apuesta por Diario de León? Es un lujo para esta provincia y en nuestra casa nunca falla».

Tampoco en la de Javier Menéndez, al frente de Óptica Europa. «Los lectores de periódico siempre hemos querido papel, igual que en los libros no queremos eBooks». No tiene sección favorita «y aunque hago deporte y apoyo a Cultural y Ademar, sigo más la información de Ayuntamiento o Diputación». Está muy centrado en la información del comercio «porque tristemente el 33% de nuestra economía depende de esto y hay que estar informado de los vaivenes locales».

Es un lector más de los muchos que suma el periódico. Armando Ontañón se dedica al sector sociosanitario cuando trabaja, pero está tomando un café en la terraza de un bar y lleva el periódico en la mano: «Llevo muchos años leyendo el periódico y yo creo que ya es una cuestión de costumbre». Lo elige «simplemente porque me gusta más que los otros» y no tiene una sección favorita: «Si te soy sincero, me lo leo entero porque me gusta todo lo que sale».

Bares y restaurantes capean el temporal con la prensa en la mano. Lo sabe Rubén Lera (Rúa 11), que lee el periódico «desde hace 22 años». La costumbre de leer el periódico se mantiene perenne «y la de leer las esquelas también». Le gusta Destinos, «es una sección que no me pierdo ningún viernes» y el resto del periódico «lo leo a diario porque me gusta todo lo que veo».

Son retazos de la información a diario. Y a Diario.

TODO LO QUE SE SABE DE BUENA TINTA
Comentarios