sábado. 03.12.2022
león moda 2013

Toques románticos, color y sobriedad

Diecisiete diseñadores noveles experimentan su primera pasarela en la Semana de la Moda de León.

Todo comenzó con mucho color, pasó por los grises antracita y la sobriedad del blanco y negro y se metió por túneles negros con mucha luz para acabar en blanco con un toque romántico como recordando que, hasta en tiempos difíciles, no hay que prescindir del romanticismo.

La II Semana de la Moda de León dio ayer la alternativa a una nueva generación de diseñadoras y diseñadores que terminan sus estudios de 2º y 3º de Diseño de Moda en la Escuela Líper de León.

Más de doscientas personas asistieron a la pasarela de primerizas en el vestíbulo del Auditorio de León. El diseñador Santiago del Palacio apadrinó con su presencia la experiencia y alabó la iniciativa que desarrolla la Asociación Leonesa de Diñesadores de Moda (Aldimo), así como el lugar elegido para la pasarela.

«He visto un buen nivel de creatividad pero la costura tiene que ser impecable», resaltó. Los estudiantes tienen mucho camino que recorrer en un aprendizaje que —dijo— «no es sólo diversión. La moda requiere ilusión, trabajo, esfuerzo y desarrollo». «Me ha gustado Alberto Vidal por su corte impecable y la coherencia», señaló. En Room 987 presentó un traje masculino en blanco y negro y tres femeninos con líneas muy sobrias en sedas beige y negro. Entre Rusia y Oriente.

El público y las diseñadoras leonesas valoraron la propuesta de Paula Muñiz, la encargada de cerrar el desfile con su Shabby Romance Colletion. Vestidos de gasa, vaporosos y sensuales y monos muy femeninos, rematados con una capa trasera. Vestidos para caminar con tranquilidad por la vida y disfrutar de toda su belleza.

Natalia Torres se estrenó con una línea protagonizada por corpiños coloridos. Eva Zayas, en su Fallen Empires, apostó por la asimetría, el negro y las sedas. Carla del Fueyo se decantó por la geometría hecha a base de color, monos-short con mucho escote en la espalda y Constanza de Santis prefirió el minimalismo.

Héctor Loureiro dejó huella con sus rosas negras sobre rosa. El Arcoíris de Clara Riesco fue la primera colección en desfilar con sus vestidos cortos de vuelo en varios tonos. Inés Restrepo hizo un guiño a los años 50 y Sheila Vega presentó una colección de lana con pinceladas de piel en cuellos y turbantes.

Lidia Gil optó por los rojos y granates en Enebro y Tamara Lorenzana apostó por faldas tubo y vestidos ajustadísimos en su Cream Mama Volumen I. Mónica Ramos y Sara Toral impresionaron con un largo vestido negro y no pasaron desaparecibidos los estampados azules de Collette par Dulce, de Dulce Fernández.

Alumnado y profesorado (Sara Cabezas y Esther Palomo) del ciclo de Arte Textil de la Escuela de Arte de León han colaborado en el diseño y estampación exclusiva de los tejidos. La directora de la Escuela Líper Brezo Rodríguez destacó la experiencia del desfile como una lección más para su alumnado: «Es importante llegar hasta el final», dijo.

Aldimo agradeció la ayuda prestada a la Semana de la Moda por el Ayuntamiento de León, el apoyo y la difusión del DIARIO DE LEÓN y de su patrocinador principal, el Hotel Conde Luna, así como del Musac, McEwen Idiomas, Agencia CPI, Susana Escribano, Sydney, Salón Óscar March y Hermanos García Carpintero.

Toques románticos, color y sobriedad
Comentarios