martes. 06.12.2022

Mientras la hotelería y hostelería afronta este paso a la fase 1 con un claro equilibrio entre luces y sombras dado que la falta de flexibilidad en los Ertes y la ausencia de movilidad entre provincias va a llevar a muchos a no levantar la trapa esta jornada, lo cierto es que el turismo rural ve un horizonte más despejado.

José Manuel Álvarez, vicepresidente de la Asociación Leonesa de Turismo Rural (Aletur), augura una buena campaña de verano por el cambio de hábitos que ha impuesto la pandemia y el recelo hacia el turismo masivo de sol y playa. «La gente va a valorar el hecho de que nosotros ofrecemos algo mucho más personalizado, con un grado de aislamiento mucho mayor y sin masificaciones. Se está hablando mucho del turismo rural como la mejor alternativa para la temporada de verano y nosotros estamos recibiendo muchas solicitudes, vemos que hay un interés manifiesto de las familias por el turismo rural de interior; aquí les garantizamos todos los protocolos de limpieza y seguridad. El año ha sido catastrófico pero creemos que va haber un tirón fuerte este verano», concedió. Sin embargo le preocupa también el recelo que ve en los pueblos ante la llegada de familias o grupos de viajeros des las grandes capitales. «Es algo que tendremos que atajar reforzando la seguridad y apelando a la necesidad de poner en marcha la economía».

La situación de bares, hoteles y restaurantes que no tengan una plantilla corta es bien distinta. El CEL está convencido de que muchos hoy no abrirán.

«Quien abre es el autónomo porque el resto si sacan a alguien de un Erte tienes que asumir el 40% de la seguridad social del resto de sus empleados. El empresario ha hecho números y no le salen y lo que no va es a perder más dinero. O el Gobierno le da una vuelta a esto o muchos lcoales seguiran cerrados en fase 2», razonó en este sentido el gerente del Círculo Empresarial Leonés, Jorge Vargas.

El turismo rural confía en los nuevos hábitos para una buena campaña de verano
Comentarios