sábado 23/1/21

Se ve la luz al final del túnel, pero «no hay que bajar la guardia»

RAMIRO
RAMIRO

Personal sanitario y de residencias de mayores han vivido la pandemia codo con codo. Han visto las debilidades del sistema y ahora toman sus cautelas con la vacuna. Primero hay que esperar 21 días a que se ponga la segunda dosis y luego otros ocho para que las personas tengan inmunidad. En las residencias donde no ha entrado el virus, las primeras en vacunar, ven la luz al final del túnel para abrir un poco la mano en las medidas, pero «no hay que bajar la guardia», comenta María Blanco. La tercera ola es una amenaza de la que, si llega, tienen que intentar librarse para que la jornada de ayer no se quede en agua de borrajas.

Se ve la luz al final del túnel, pero «no hay que bajar la guardia»
Comentarios