lunes 10/8/20

La graja

JUAN A. DÍEZ (MÁS QUE PÁJAROS)
JUAN A. DÍEZ (MÁS QUE PÁJAROS)

Pocas veces los nombres populares de las aves son tan ambiguos, imprecisos y perversos como en el caso de los «grajos». Este nombre acuñado para referirse a casi cualquier especie de pájaro negro, negruzco o pardusco, bien sea cuervo (Corvus corax), corneja (Corvus corone), grajilla (Corvus monedula), graja (Corvus frugilegus), pegarata (Pica pica), chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax), chova piquigualda (Pyrrhocorax graculus), estornino negro (Sturnus unicolor), estornino pinto (Sturnus vulgaris) e incluso mirlo (Turdus merula), ha generado una enorme confusión social. Utilizamos el denostado término «grajo» para referirnos a cualquiera de estas 10 especies, ¡y nos quedamos tan anchos! Pero ¿qué es un grajo? Cuando el grajo vuela bajo ¿hace un frío del carajo? Realmente ninguna especie de ave se denomina taxonómicamente «grajo». Es sencillamente un popular cajón de sastre en el que incluimos cualquier pájaro negro que no sabemos identificar. Y por si esto fuera poco, en León, tenemos la única población española de grajas (Corvus frugilegus), que pese a ser la forma femenina de «grajo», es un nombre correcto que se refiere a una especie concreta.

La graja es un córvido de gran tamaño, pico largo y blanco y risueño caminar. Vuela ligera a golpe de ala y viento, mientras emite su característico graznido, inconfundible en cuanto lo has escuchado un par de veces con atención. En toda la península Ibérica sólo cría entre los ríos Órbigo y Torío. Ha encontrado en esta parte de la provincia de León las condiciones que al parecer, le recuerdan al norte de Europa, dónde es un ave común de zonas agrícolas. Es el ave leonesa por antonomasia.

A ojos de la graja, el paisaje leonés es espejo del norteuropeo. A nuestros ojos, la graja parece ser únicamente un «grajo » rebelde, que cría en ruidosas colonias que molestan con graznidos y excrementos y que es mejor trasladar fuera de las zonas urbanas. De nada le sirve a la graja ser una joya ornitológica relegada a León, un misterio biológico sin resolver. De nada le sirve que la primera tesis doctoral defendida en la facultad de Biología de la ciudad de León en los 70´s por el Dr. Vicente Ena se titulara «Autoecología de la graja (Corvus frugilegus)», antes de que naciera aún la Universidad de León y siendo parte la facultad de Biología de la Universidad de Oviedo. De nada parece servirle a la graja que se esté estudiando su sistema inmunológico por ser sorprendentemente potente frente a parásitos e infecciones. De nada le sirve que su estudio pueda tener aplicaciones en medicina humana. O que su vida colonial y familiar se asemeje más a la de los humanos de lo que podemos imaginar. La graja, leonesa, feminista y europea, y pese a todo incluida bajo el despectivo título de «grajo».

Hagamos justicia, mandemos el término «grajo» al carajo y valoremos a la graja como la joya que es.

La graja
Comentarios