martes 15.10.2019

El 20% de las cirugías de cáncer de mama en el Bierzo son extirpaciones

El 20% de las cirugías de cáncer de mama en el Bierzo son extirpaciones

La extirpación del pecho o una parte de él en los casos de cáncer de mama causa un impacto psicológico muy grande en las pacientes que, aunque siempre priorizan la salud y la seguridad en el tratamiento contra la enfermedad, no pueden evitar sentir miedo al cambio físico que provoca la mastectomía o la pérdida de una parte de la mama. No es fácil afrontar el cambio y por eso la reconstrucción gana cada vez más peso, ya sea inmediata, es decir, la que se hace en el mismo acto de la cirugía; o de forma diferida, una vez que la paciente se recupera de la intervención.


El servicio de Cirugía del Hospital El Bierzo realiza una media de 140 intervenciones quirúrgicas por cáncer de mama al año y, de esas, aproximadamente un 20% son mastectomías completas. Siempre que es posible, los cirujanos tratan de conservar una parte de la mama (cirugía conservadora) y, desde hace tres años, también realizan reconstrucciones inmediatas, que siempre aseguran un impacto psicológico menor. En todo caso, es un práctica que está en fase de implantación y que se ha hecho en tan solo siete u ocho casos, según explica la cirujana del centro asistencial berciano María Berdeal. De momento, el hospital de referencia para ello sigue siendo el de León.


«La mayoría de las reconstrucciones que se hacen en nuestro área sanitaria se hacen de forma diferida. Las mujeres son derivadas al Hospital de León y los cirujanos plásticos de allí son los que reconstruyen la mama. Es verdad que, desde hace tres años, intentamos llevar a cabo aquí la reconstrucción mamaria inmediata, sobre todo con el objetivo de paliar el impacto que puede llegar a tener la mastectomía en las mujeres. No es lo mismo salir de quirófano con una mastectomía completa y no tener nada de pecho que hacerlo con un expansor» explica Berdeal.


En una mastectomía, se extirpa la piel, la glándula, la areola y el pezón y, por eso, la reconstrucción tiene que empezar por «ganar piel y volumen en la mama para poder conseguir un bulto,», apunta la cirujana. Eso se hace con la colocación de un expansor con líquido que va aumentando de tamaño progresivamente para que la piel vaya dando de sí. Una vez que se alcanza el volumen de una mama, se sustituye por una prótesis. Esa es la práctica que se ha empezado a hacer en casos muy puntuales en el Hospital El Bierzo. «Pero no es una práctica estandarizada, no lo podemos ofrecer al cien por cien por diversas razones médicas», insiste la doctora Berdeal.


Ella misma aclara que la decisión de realizar una mastectomía completa no responde a razones de gravedad. Es decir, no es más grave el tumor por el hecho de que haya que extirpar todo el pecho. «No tiene que ver con la gravedad, sino con otras características fisiopatológicas o de discrepancia de tamaño con la mama, por ejemplo. De hecho, hay veces que hacemos una cirugía conservadora en la mama y a lo mejor tiene metástasis».


Lo que se hace en una cirugía conservadora es quitar solo un trozo de mama e intentar remodelar esa mama con lo que queda. Entonces, el impacto estético es mucho menor».

El 20% de las cirugías de cáncer de mama en el Bierzo son extirpaciones