viernes. 12.08.2022
undefined
Juzgados de Pponferrada. DL

El Juzgado de Primera Instancia número 3 de Ponferrada condenó a un vecino de Albares de la Ribera (Torre del Bierzo), como autor de un delito leve continuado de coacciones, a la pena de dos meses de multa a razón de 10 euros diarios (600 euros) por un caso de coacciones tras dedicarse a molestar a los vecinos a horas intempestivas con música y ruidos en los que cesaba cuando se personaba la Guardia Civil. A veces, también utilizaba la desbrozadora, levantaba chapas y arrastraba barandillas, según su relato de los hechos denunciados.

Ahora, la Audiencia Provincial ha estimado el recurso del condenado y lo absuelve «porque no se hace mención alguna a los elementos subjetivos que forman parte del delito de coacciones, concretamente que se realizaron los hechos para obligar a los denunciantes a hacer algo o para impedirles hacer lo que la ley no prohíbe, razón por la que no se puede identificar con la claridad necesaria la concurrencia de los elementos del tipo de coacciones continuadas leves por los que fue condenado».

«El relato de hechos declarados probados en la resolución recurrida incurre en una grave infracción al contener un vacío fáctico sobre el propósito que guió al denunciado a la hora de cometer los hechos, es decir, que se omite en el relato la intención del ahora apelante de doblegar la voluntad de los denunciantes para conseguir alguna finalidad. En consecuencia, no puede servir de base para una declaración de condena del denunciado como autor de un delito de coacciones», dice el recurso.

Así, «procede declarar la absolución del denunciado por el delito leve de coacciones, pues el relato que se describe en los hechos probados impide la subsunción en ese tipo penal».

Absuelto un hombre que ponía la música alta en Albares para molestar a los vecinos
Comentarios