viernes 7/5/21
Política

El alcalde agranda la brecha con el edil crítico y éste acudirá al juzgado

Manuel de la Fuente anuncia en el Pleno una denuncia por negarle un espacio para su trabajo
El alcalde Olegario Ramón, en primer plano, con su hasta hace poco concejal del PSOE, Manuel de la Fuente, ayer en el Pleno. L. DE LA MATA

En un momento en el que Ponferrada y todo el Bierzo están pasando por una situación de dificultades en lo sanitario y en lo económico, en el Ayuntamiento de Ponferrada se celebraba ayer una sesión plenaria en la que el único protagonista y asunto en beneficio de la ciudadanía fue la bronca protagonizada entre el alcalde, el socialista Olegario Ramón y su portavoz Carmen Doel, frente a su exconcejal crítico, Manuel de la Fuente, ahora ya fuera del PSOE y en la bancada de los no adscritos.

La portavoz del grupo municipal socialista, Carmen Doel, leyó varios folios que llevaba escritos —tanto en la réplica, como en la contrarréplica— en los que tras autocalificarlo como de «intervención dolorosa», llamó al hasta hace poco su compañero del filas Manuel de la Fuente, «prepotente», «traidor», «falto de honestidad», «carente de pudor y ética», «desertor», «desleal» y «carente de ética y moral».

De la Fuente a Doel

«Yo no estoy aquí para echar un gobierno abajo; soy de izquierdas, más que usted»

Manuel de la Fuente arrancó su intervención en el Pleno con ironía dirigiéndose a Carmen Doel: «Le han escrito muy bien el discurso», en clara alusión a que venía hecho de antemano por parte del alcalde Olegario Ramón. Dicho esto, De la Fuente quiso dejar claro varios asuntos al regidor, al PSOE, al resto de partidos y a la ciudadanía: «Yo no estoy aquí para echar un gobierno abajo, soy de izquierdas, más que usted. Soy concejal adscrito. El tránsfuga es el que pasa a otro partido o se suma a otro grupo para echar al alcalde. Se han equivocado conmigo, porque yo soy más socialista que usted». Acto seguido, el concejal Manuel de la Fuente anunciaba que acudirá a los tribunales de justicia para reclamar un espacio en el que poder desarrollar su labor municipal en el consistorio. Todo, después de recordar que el alcalde acaba de perder una sentencia, ratificada en última instancia en recurso por el Tribunal Supremo, en la que condenaron al Ayuntamiento a reconocer a la oposición el derecho a disfrutar de servicios y medios para desempeñar su labor municipal, cuestión que como es sabido rechazó en un principio el alcalde Olegario Ramón.

«Debería dejarse ayudar»

Desde la bancada socialista, tanto Doel, como el alcalde reclamaron el acta de concejal a Manuel de la Fuente, por entender que es del PSOE. Es más, Olegario Ramón cerró el asunto con su intervención final diciendo que su hasta hace poco concejal «debería dejarse ayudar». «Usted cree el relato de una realidad paralela y cree que el mundo es una suma de conspiraciones y asuntos sucios. Cree que usted siempre tiene la razón y es imprescindible. Debería dejarse ayudar», le espetó Ramón a De la Fuente, sin posibilidad en este caso de réplica. Es más, el alcalde le advirtió que él es una persona honrada y si le amenaza con «poner estiércol encima de la mesa, no va a encontrar nada». Olegario Ramón llegó a mentar en este punto del orden del día a su esposa, a sus hijos y a sus padres.

Como si de un guión cocinado previamente se tratara, desde los sillones políticos que apoyan al alcalde y configura el tripartido, tanto Podemos (Lorena González), como Coalición por el Bierzo (Iván Alonso), coincidieron en ofrecer a Manuel de la Fuente un espacio en sus despachos, para que pudiera trabajar. De la Fuente, por su parte, echó mano de la ironía y dijo que, si no hay solución se verá obligado a trabajar en el pasillo o montar «una jaima» en el consistorio, sin renunciar eso sí, a lo que cree que tiene derecho.

Finalmente, en medio de estos cruces de acusaciones, el tripartito —ahora en minoría política— pudo sacar adelante el asunto con 12 votos (8 PSOE, 2 CB, 2 Podemos). Votaron 11 en contra (6 PP, 2 USE, 2 Cs y Manuel de la Fuente) y dos abstenciones, (las del PRB de Tarsicio Carballo y su concejala). El PRB volvió a decir ayer que el alcalde los tendrá de su lado si lo que se vota es bueno para Ponferrada.

El alcalde agranda la brecha con el edil crítico y éste acudirá al juzgado
Comentarios