jueves 26/5/22
                      El alcalde de Cacabelos, Junior Rodríguez. ANA F. BARREDO
El alcalde de Cacabelos, Junior Rodríguez. ANA F. BARREDO

El alcalde de Cacabelos, el socialista Junior Rodríguez, denunció ayer el «juego sucio» en el que estaría incurriendo la oposición municipal del PP con el edificio Roma y negó que él haya perdido una sentencia judicial sobre el inmueble. Rodríguez aseguró que se trata de un pleiteo heredado que comenzó en la liencia concedida por el Ayuntamiento en 2007 aseguró que ejecutar la sentencia «que tanto ha satifecho al PP» es «inasumible» para el municipio

El alcalde se quejó en una nota de «la antipolítica y mala praxis» del portavoz popular en el consistorio, Adolfo Canedo, que «sigue con la misma vorágine judicial que bloquea constantemente el funcionamiento del Ayuntamiento» y su trabajo como alcalde. Una serie de «artimañas que demuestran su ineptitud y ofuscación» hacia la gestión socialista, «desarrollando un juego sucio y sin argumentos válidos que perjudica directamente a los vecinos y vecinas del municipio», afirmó el regidor.

Rodríguez lamentó la «acusaciones malintencionadas del PP» y aclaró que «no ha perdido ninguna sentencia judicial» respecto al denominado edificio Roma, y es propietario «de una sola vivienda de las 40 que componen el edificio, más bajos comerciales y garajes».

El alcalde de Cacabelos aseguró que ha concedido la licencia para la construcción del edificio, que cuenta con el permiso desde hace 15 años, «concretamente el 21 de julio de 2007» es decir, 12 años antes de que asumiera la alcaldía. «En dicha licencia, entre otros, se menciona la solicitud de aval al promotor para ejecutar una calle de nueva apertura», explica Rodríguez, que insistió en que «es el Ayuntamiento de Cacabelos y no yo el que lleva años inmerso en este procedimiento judicial».

El regidor explicó que la ejecución de la sentencia «que tanto satisface al PP de Cacabelos, en especial a su portavoz y a uno de sus concejales por intereses personales», supondría la quiebra absoluta del Ayuntamiento. «Derribar el edificio, con lo que conlleva implícitamente, sería incalculable y totalmente inasumible económicamente por nuestro municipio», advirtió.

Rodríguez entiende que al PP de Cacabelos «le mueve solamente un afán destructivo y de parte en el que el interés general del Ayuntamiento, y ya no digamos el de las 40 familias que adquirieron con esfuerzo en su día una vivienda, no le importa nada. Su único fin es intentar acabar conmigo políticamente, incluso haciendo el mayor daño personal posible».

Respetando la legitimidad de particulares en defensa de sus intereses, Junior Rodríguez apelo al PP de Cacabelos «a dejar de crispar a las personas y familias, a plantear soluciones racionales a un problema de esta envergadura, que sería la puntilla a un Ayuntamiento asfixiado económicamente desde hace muchos años, y a ser sensatos en la búsqueda de lo mejor para todas las partes implicadas». Y añadió que «conmigo no cuenten para poner en la calle a 40 familias».

El alcalde de Cacabelos acusa al PP de «juego sucio» con el edificio Roma
Comentarios