viernes. 27.01.2023

El alcalde de Cubillos del Sil, Antonio Cuellas, expresó ayer su «preocupación» acerca de la decisión tomada por la Junta de Castilla y León de paralizar el derribo de las torres de la central térmica de Compostilla, previsto para mañana jueves. Pese a ese interés, el alcalde cree que «quedarán olvidadas y nadie se hará cargo de su pertinente mantenimiento».

En declaraciones a los periodistas, el regidor afirmó ayer que espera que la Junta «haya tenido en cuenta esa posibilidad a la hora de adoptar la decisión de la paralización». «Dentro de nuestra buena fe creemos que están haciendo su trabajo, que son responsables en sus decisiones y que tienen conocimiento de la situación», señaló Cuellas, quien advirtió del «peligro que podría suponer dejar las torres sin mantenimiento en pie». Además, expresó sus dudas sobre el «carácter electoralista que pudiera tener la decisión tomada por la Junta» y también ve difícil «la salida turística o cultural para las torres». «Después de los dos años y medio que llevamos hablando del desmantelamiento, ni las entidades públicas ni las privadas hemos encontrado ningún proyecto que les pareciera interesante al Gobierno, Endesa y Junta para mantener estas infraestructuras», remarcó.

La Junta anunció la pasada semana la suspensión cautelar del derribo de las torres de la antigua central térmica de Compostilla, ya que pretende iniciar un expediente para declarar esa construcción como BIC en la categoría industrial. Endesa, la propietaria de la central, conoció la decisión por los medios.

El alcalde de Cubillos vaticina que las torres de Compostilla serán olvidadas