jueves. 08.12.2022

Alcaldes, sindicatos y patronal sellan un nuevo pacto por el carbón

Fabero acogió ayer una reunión de análisis de los agentes afectados.
Reunión por el carbón celebrada ayer en Fabero. A. F. B.

M. C. Canedo | Fabero

Los alcaldes mineros, los sindicatos y los empresarios sellaron, ayer, en Fabero, un nuevo frente común para defender al sector del carbón y sus comarcas; y exigir al Gobierno Central y a la Junta una defensa ‘real’ de estos territorios. En esta cumbre, y con la amenaza de nuevas movilizaciones en el aire, han urgido el cumplimiento del Plan del Carbón y medidas que frenen la agónica muerte de los territorios carboneros. Así lo han plasmado en un documento oficial que enviarán al Ministerio de Energía y al gobierno autonómico en el que recuerdan que la realidad de las comarcas mineras es que «están paradas, la gente desempleada y sin ayudas y las empresas sin meter carbón» dijo el presidente de la Asociación de Municipios Mineros de Castilla y León, Pedro Monasterio.

Desde los sindicatos mineros, UGT volvió, ayer, a reclamar un Plan Estratégico Nacional. El responsable comarcal de minería, Manuel Cuadrado, aseguraba que ya no sirven las «buenas palabras de todos los grupos políticos que dicen defender el carbón y luego no hacen nada». Y desde Comisiones Obreras urgen la convocatoria de la Comisión de Seguimiento del Plan del Carbón. Su responsable en Laciana, Omar Rodríguez, advertía que la situación crítica en la que se encuentran, ya, muchos mineros «es crítica, sin desempleo y sin ayudas».

Mientras, desde la patronal, el empresario minero, Manuel Lamelas Viloria, también hablaba de una «situación crítica» y lamentaba que el nuevo Ministro de Energía siga sin hablar claro de sus intenciones con el sector del carbón. En todo caso, Lamelas Viloria sí reconocía una «pequeña esperanza» después de haber cerrado un contrato con Endesa para vender carbón de su mina de Hijos de Baldomero García, en Laciana; dónde incorporará a setenta trabajadores.

Por su parte, el director técnico de Uminsa, Enrique Fernández, reconocía, ayer, en Fabero, que los veinte trabajadores que se habían reincorporado recientemente a La Gran Corta dejarán, hoy, de trabajar. Es una decisión adoptada por la compañía por la incertidumbre y la falta de un marco estable. Por otra parte, Fernández, lamentó los retrasos administrativos que Uminsa está encontrando en la Junta de Castilla y León, para intentar garantizar su actividad. Explicó que la decisión de crear otra compañía no responde a ninguna maniobra para eludir el pago de la sentencia a Hunosa por el caso del carbón mal almacenado. Asegura que es una cuestión en la que Unión Minera del Norte lleva trabajando cuatro años, que ya tiene el visto bueno del Principado de Asturias y que sólo está pendiente del gobierno de Castilla y León.

Alcaldes, sindicatos y patronal sellan un nuevo pacto por el carbón
Comentarios